Archivo mensual: noviembre 2013

Carta abierta a Mario Vargas Llosa

Traducción del escrito aparecido en Directe!cat,  de Jordi Solé el domingo, 24.11.2013. 16:45 H

Carta abierta a Mario VARGAS LLOSA

La dignidad de Cataluña

Querido señor Vargas Llosa,

Últimamente muchos hemos observado como varios personajes de la ‘inteligentsia carcoprogre cañí’ cómo usted, Elvira LINDO y Javier CERCAS, han despreciado el proceso hacia la independencia de nuestro país. Veo que han pasado de la gauche divine con la cual usted se relacionó en los añorados años 70 a la droite divine más castiza. Tiene que saber que este proceso es impulsado por la sociedad civil catalana y que el pasado 11 de septiembre reunió más de 2.000.000 de personas a la Vía Catalana. Y estoy totalmente de acuerdo en que dé la opinión. Pero me hubiera gustado que también lo hiciera en otros casos que nos afectaban como pueblo.

Donde estaban ustedes cuando el Partido Popular emprendió la recogida de firmas contra el Estatuto de Autonomía de Cataluña del 2006? Donde estaban ustedes cuando se emprendieron las brutales campañas de boicot contra los productos catalanes? Donde estaban ustedes cuando la sentencia del Estatuto de Autonomía del 2006 aprobado por el Parlamento de Cataluña, las Cortes españolas y refrendado por el pueblo de Cataluña fue esquilado por un Tribunal Constitucional completamente politizado y deslegitimado? Qué dijeron cuando el presidente Artur Mas propuso una (nueva) entente y pacto con España mediante el pacto fiscal? Quizás se piensa, ilusoriamente, que el manifiesto conjunto de 12 diarios catalanes en noviembre de 2009 “La Dignidad de Cataluña” fue producto del clientelismo de nuestra prensa por el hecho de estar subvencionada parcialmente por la Generalitat de Cataluña? Qué hicieron para parar el odio contra los catalanes? Yo le diré rápidamente, parafraseando el presidente José María ANSAR: “¡0 PATATERO!”

En este sentido, por qué firmaron el “*Manifiesto por la Lengua Común” contra la política de inmersión lingüística catalana? Los catalanes estamos orgullosos de ser bilingües desde muy pequeños. El castellano también es un patrimonio nuestro, pero tiene que saber que el sistema de enseñanza elegido por la mayoría del pueblo de Cataluña es el que hemos escogido para acontecer una sola comunidad. Es gracioso que personajes que no conviven con nosotros diariamente y no tienen ni idea del contexto socio-cultural en el que vivimos quieran imponer un sistema diferente al que queremos. Hemos defendido, defendemos y defenderemos la lengua propia de la tierra donde nació, por ejemplo, el presbítero y literato Mossen Cinto Verdaguer, el maestro Joan Maragall o la singular Pilar Rahola, respetando el castellano, evidentemente. 

No entiendo como un excepcional escritor como usted puede admitir estas ideas como propias. En mi opinión tendría que defender el quechua, el aimara y las más de 100 lenguas oriundas de su maravilloso país, el Perú que los conquistadores españoles arrasaron. El castellano no deja de ser un idioma impuesto por los colonizadores de la corona de Castilla-León por lo cual no se entiende que esté tan satisfecho con su difusión y enaltecimiento. Escuche, ustedes que consiguieron la independencia de las Españas en 1821, si le gusta tanto ser español,… porque no propone que la República del Perú se integre otra vez bajo el yugo de la corona española? Son preguntas inocentes que nos hacemos algunos catalanes.

Finalmente, tiene que saber que el espíritu del proceso de autodeterminación de Cataluña es democrático, cívico, pacífico y sereno. Somos una nación y sujeto político y jurídico, atendiéndonos a nuestra historia y aquello aprobado a nuestras instituciones parlamentarias. Y no pararemos hasta que los ciudadanos y ciudadanos de Cataluña podemos votar, libre y democráticamente, aquello que queremos ser como país en un futuro no muy lejano.

Gracias por si me ha leído y espero que le haga replantear su postura.

Atentamente,

Un lector de sus extraordinarias novelas. 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Declaración de Noviembre de la Asamblea Nacional Catalana

Traducción del texto tomado de Vilaweb

Declaración de Noviembre de la Asamblea Nacional Catalana (ANC)

El secretariado nacional de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), reunido en sesión ordinaria el día 16 de noviembre de 2013, en Barcelona, teniendo en cuenta los momentos trascendentes que se tendrán que afrontar en el futuro inmediato, ha aprobado su posicionamiento, que quiere hacer público con esta Declaración de Noviembre.

PREÁMBULO

La Asamblea Nacional Catalana es una organización popular, unitaria, plural y democrática, fundamentada en la democracia de base y en la unidad de acción, e integrada por personas que queremos que Cataluña acontezca un estado independiente.

El 11 de septiembre de 2012, la Asamblea Nacional Catalana demostró la capacidad de movilización del pueblo catalán. Y lo hizo con una gran manifestación que reunió más de un millón y medio de personas a las calles de Barcelona. El 11 de septiembre de 2013 hemos vuelto a demostrar no sólo capacitado de movilización, sino también de organización, al repartirnos ordenadamente dos millones de personas a lo largo del país, formando una cadena de más de 400 kilómetros.

Estas multitudinarias movilizaciones populares, y el inmenso impacto que han conseguido a los medios de comunicación de todo el mundo, han puesto la independencia de Cataluña en el centro del debate político y han colocado la cuestión catalana encima de la mesa de las principales cancillerías del mundo.

El resultado de las elecciones del 25 de noviembre de 2012 y todos los estudios demoscópicos solventes acreditan el amplio apoyo de la ciudadanía de Cataluña al ejercicio del derecho a decidir. Pero aún más, la voluntad de constituir Cataluña como un nuevo estado independiente ya es la opción mayoritaria entre la ciudadanía catalana.

Ni el fracaso del Estatuto de 2005-2006 ni la crisis económica son elementos suficientes para explicar por qué hemos llegado a esta situación. Como otros muchos países de Europa, vivimos una crisis de valores políticos tradicionales y de modelo de sociedad. En nuestro caso, esto se complementa con la reivindicación nacional catalana, nunca resuelta por el Estado español; un estado con preocupantes déficits democráticos y con una incapacidad histórica de repensarse él mismo en clave plurinacional.

Es decir, vivimos una situación de triple crisis: económico-social, democrática y nacional.

La sociedad catalana, sin los mecanismos de poder que definen un estado, ha tenido que encontrar otros caminos para su progreso y su organización. Paradójicamente, esto le ha conferido una solidez excepcional. Sólo esto explica que, históricamente y en la actualidad, Cataluña haya podido afrontar con éxito retos como la integración de sucesivas oleadas migratorias, preservando la convivencia y la cohesión social, o bien como la defensa de los más desfavorecidos, gracias a la creación de redes sociales de apoyo.

El pueblo catalán ha tomado conciencia que para luchar contra la triple crisis que sufre le hacen falta verdaderas herramientas de estado.

La autonomía que supuestamente garantiza la Constitución española de 1978 es un fraude. Cataluña no es reconocida como nación, ni la autonomía lograda le es respetada. El ahogo económico sistemático a la Generalitat, así como la recentralización y el ataque deliberado del nacionalismo español contra la lengua y la cultura de los Países Catalanes, es una muestra evidente que la ensambladura dentro del Estado español sólo es posible si estamos dispuestos a desaparecer como nación y como pueblo.

El objetivo de la Asamblea Nacional Catalana es recuperar la independencia política de Cataluña, mediante la constitución de un estado de derecho, democrático y social. La Asamblea Nacional Catalana ha canalizado la fuerza de la sociedad civil, que empuja hacia un horizonte nacional nuevo y esperanzador que nos permita construir un país mejor.

Queremos un Estado catalán porque, como pueblo que somos, tenemos derecho. Pero, sobre todo, lo queremos porque lo entendemos como una oportunidad para construir un marco propio de relaciones sociales, económicas y políticas. Un estado al servicio de las personas donde los ciudadanos sean el centro de sus políticas públicas.

Somos en un mundo cada vez más interdependiente, pero donde ningún estado renuncia a su independencia. En este mundo, los catalanes queremos participar con voz propia en la construcción europea, porque creemos en la diversidad, la libertad y la igualdad de las personas y de los pueblos. De lo contrario, Cataluña tiene todas las condiciones para acontecer un estado perfectamente viable y próspero en términos económicos. Y aspira legítimamente a compartir las transformaciones que Europa tendrá que afrontar para resolver la común crisis estructural y de valores actual, que es profunda y preocupante. Nada de esto es posible si somos una simple región española.

Las fuerzas políticas tienen que aparcar los tacticismos partidistas y tienen que pensar en el bien común. Por eso, hace falta que actúen con la máxima unidad posible para encarar con fuerza la etapa definitiva del proceso de independencia. La unidad se puede expresar, según las circunstancias, configurando un gobierno de amplia unidad, en forma de amplios acuerdos parlamentarios, de listas unitarias de amplio espectro, o bien compartiendo puntos programáticos relativos al futuro político de Cataluña. En todo caso, y en última instancia, corresponde a los partidos políticos y a su sentido de la responsabilidad concretar, de la mejor forma posible, como se tiene que expresar la unidad que consideramos que en estos momentos reclama la ciudadanía.

Sabemos de dónde venimos y a dónde queremos ir, pero hay que decir también cómo podemos llegar. Por eso, en el momento actual del debate político, la Asamblea Nacional Catalana cree necesario señalar unos puntos que considera irrenunciables.

Estamos ante un debate estrictamente político, sin limitaciones jurídicas. En democracia, sólo al pueblo de Cataluña le corresponde decidir sobre su futuro político. En este sentido, la celebración de una consulta sobre la independencia de nuestro país es un objetivo irrenunciable que no puede ser objeto de retrasos ni rebajas

Por todo esto, el Secretariado Nacional de la Asamblea Nacional Catalana hace pública esta

TOMA DE POSICIÓN:

1. La celebración de una consulta sobre el futuro político de Cataluña durante el año 2014 es irrenunciable.

2. La consulta tiene que tener lugar lo antes posible, preferentemente antes del 31 de mayo de 2014, y se tiene que convocar en el momento que se concrete el marco legal aplicable.

3. La petición del Parlamento de Cataluña al Congreso de los Diputados de poder organizar la consulta no puede servir de excusa para demorarla. El Parlamento tiene que fijar una fecha tope para recibir respuesta. Pasada esta fecha hay que aplicar la Declaración de Soberanía y del Derecho a Decidir del pueblo de Cataluña, aprobada por el Parlamento el 23 de enero de este año y convocar la consulta de acuerdo con la legislación catalana.

4. La consulta tiene que tener una sola pregunta, directa y clara, que se tiene que poder responder de forma afirmativa o negativa, y tiene que preguntar explícitamente sobre la independencia de Cataluña. Cualquier otra posibilidad sería un fraude, puesto que el resultado no sería determinante y podría no ser reconocido por la comunidad internacional. En este sentido, la Asamblea Nacional Catalana propone la siguiente pregunta: “Quiere que Cataluña sea un Estado independiente?”

5. Para encarar la actual etapa con garantías de éxito es imprescindible la máxima unidad de acción entre las instituciones catalanas, la sociedad civil y los partidos políticos. Las fuerzas políticas catalanas tienen que actuar con el máximo sentido de la responsabilidad y con unidad, porque así lo reclama una gran mayoría de la ciudadanía, y poniendo los intereses colectivos por ante los intereses de partido. La unidad de acción política tiene que hacerse visible con acuerdos parlamentarios amplios y permanentes y, cuando haga falta, con la formación de un gobierno de concentración nacional. La unidad será la mejor herramienta ante los intentos permanentes de los aparatos del Estado español de torpedear el proceso y para defender las instituciones en caso de disolución o intervención de la Generalitat.

6. Las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014 serán un reto y una oportunidad para Cataluña. Habrá que movilizarse para lograr una participación tan alta como sea posible, porque nuestra determinación nacional será observada y valorada por los países europeos en función de los votos obtenidos por las candidaturas favorables a la consulta y a la independencia. La Asamblea Nacional Catalana hace un llamamiento, pues, a trabajar desde ahora para hacer posible una candidatura de amplio espectro sociopolítico, que pueda tener el apoyo del máximo número de fuerzas políticas y de movimientos populares.

7. La Asamblea Nacional Catalana seguirá con atención la evolución de la situación y, si hace falta, convocará nuevas movilizaciones para garantizar el derecho democrático de la ciudadanía a ser consultada de forma clara sobre el futuro de Cataluña y para defender nuestras instituciones nacionales.

Barcelona, 23 de noviembre de 2013

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La Gran Alianza

Parece ser que las amenazas de invasiones de tanques, bombardeos sobre Barcelona, exclusiones de la UE, pobreza suprema a futuro, destierro a la Vía Láctea… no dan buen resultado. Y llegó el PSC y se inventó eso del federalismo, del ‘maquíllame la constitución’; apareció el inefable ‘lobista’ Duran i Lleida con su tercera vía, la consabida confederación; respondió un tal Rajoy con aquello de ‘¿de qué vía me hablan’; y persistió la Sra S de Santamaría blandiendo una y otra vez el libro sagrado, mientras el tertuliano Wert esgrimía la castellanización (véase Felipe V) y aquel Gallardón – que un día creí era la derecha inteligente- se empeña en disminuir nuestras libertades mediante ingeniería jurídica, cargándose el tercer poder (no la base, sino la cúpula) y retrotrayéndonos a tiempos pretéritos.

Como todo eso no ha funcionado y seguimos muchos empecinados en lo nuestro, ‘tozudamente alzados’ intentando recuperar lo perdido en 1714 por la fuerza de las armas (y la traición de extranjeros) , ahora viene la Gran Alianza mediática de El País y La Vanguardia (no olvidemos nunca : ex-Española) , entre otros, para , sin aspavientos ni amenazas, sutilmente, lluvia fina, vaya calando el mensaje de que no hay futuro fuera de la España actual, que lo mejor y lo preferido por la gente es la ‘tercera vía’ (el poder del loby Duran), que los de ERC (y los que seremos de ERC si Mas no cumple!) son unos radicales, etc . etc. Ya se va viendo que la pregunta se hará. Ahora hay que ver qué y cómo se pregunta. Confundamos a las gentes, que a río revuelto ganancia de pescadores. Vayamos destilando sutilezas de esas que llegan al alma. Y llévennos a olvidar que las preguntas que las preguntas , si se quiere conocer la verdad, han de ser concisas, claras y de única respuesta (a menos que se quiera tener la razón, sea cual sea el resultado, que siempre dará de si a los tertulianos). Por tanto, un SI o un NO. Y aquellos federalistas que realmente lo quieran ser, pues que voten NO ( a la independencia).

Porque cualquier solución que no sea Si o NO, democráticamente aceptada por todos, resultará ser un engaño más, un juego de dineros de aquí a allá y viceversa, un tiempo perdido y el inicio de un camino mas impreciso y dudoso que el de la propia independencia. Si un Estatuto que siguió las reglas de juego, votado por el Parlament, recortado por las Cortes, aprobado en referéndum por el pueblo catalán.. al final un Tribunal Constitucional – ya fuera de plazo, sin renovarse por culpa de los políticos, politizado al máximo..- lo tumba y lo reduce a la nada (el nuestro, no el de otras comunidades con idénticos artículos!)… por qué hemos de creernos nada de lo que nos digan ni El País ni La Vanguardia (y no hablo de La Razón, El Mundo o ABC, por ejemplo)?

Cree alguien que esa tercera vía con ‘competencias blindadas’ va a existir algún día? Alguien en su sano juicio puede creerse que nos van a permitir legislar libremente (blindaje) sobre la lengua, recaudar nuestros impuestos y distribuirlos como se nos tercie (blindaje), mantener nuestros servicios internacionales (blindaje) y tantos otros aspectos que implican soberanía? De verdad, alguien en su sano juicio se lo va a creer?
Pasarán los meses y los años (el Estatut tardó cuatro), opinarán los de dentro y los de fuera, se moverán los intereses cruzados de los ‘duranes’ de cada autonomía, cambiará el gobierno central, la Sra Díez caerá en la tentación de ganar votos a costa de los catalanes y por aquí, el Sr Rivera hará lo mismo para echar por el suelo a los del PP, mientras PSC intentará sobrevivir a su propio tsunami… Y al final, cambiarán cuatro cosillas, nos darán algo más de dinero, quizás incluso podamos exhibir en las matrículas el logo de CAT… Pero de lo importante, decidir lo nuestro por nosotros mismos, nada de nada. Y habrá muerto otra generación. Como dice el refrán catalán: qui dia passa, any empeny. Eso deben de pensar por ahí: que pasen los días, todo acabará muriendo.

Pobre Catalunya si no se atreve a dar el salto. Pobres catalanes, los de toda la vida y aquellos que llegaron para conseguir un futuro mejor: sus nietos lo tienen claro. Dejemos de seguir ligados a la idea de España igual Castilla, a los sistemas institucionales centralistas y centralizadores, al ‘modus operandi’ de los políticos españoles, al sacarse los ojos internamente, su envidia, el saqueo de las arcas, el desprecio por la cultura, la apatía frente al esfuerzo, el dinero fácil, el menosprecio del pueblo en aras de su propio Olimpo, la negación de la esencia de la democracia…  Catalunya nunca perderá su ADN, pero hay que liberarse de todo aquello que quiere cercenar las raíces, la lengua, la cultura, los valores. Quizás nos cueste, que nos costará; pero , a pesar de las limitaciones que nos impongan, construiremos un mundo en donde prevalezcan los valores que siempre han acompañado al sentir catalán, al que tantos y tantos se han acogido durante siglos y lo han aprehendido y están ahora defendiéndolo a capa y espada. Gloria a todos ellos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized