Archivo mensual: julio 2014

Sin permiso de ‘quien la haya escrito’, pero básicamente de acuerdo con ella

Post en Facebook :
NOTA PREVIA: 
 Este texto-carta me ha llegado hoy por primera vez re-enviado por persona conocida y fiable ( a quien también supongo le extrañará el hecho) . Parece ser que fue escrito , no por Julia Otero, sino por Cristina Andrade y que tras dar vueltas por la red alguien en aquel entonces decidió re-adjudicarla a la periodista. Y eso fue en Noviembre de 2012 !! 
Gracias a un comentario recibido, que se publica, lo he sabido y por tanto rectifico. 
(Confieso que a mi me extrañó al leerla que Julia Otero, de la que no soy seguidor pero por nada en especial, saliera ahora recordando a Esperanza Aguirre, porque de ese comentario de la Sra Aguirre me acuerdo y me sonaba a muy lejano. Pero…) Sirva la experiencia para ser conscientes que internet en general puede llegar a ser un enorme agujero negro en el que colar todo tipo de experimentos e informaciones, sean o no ciertas.
Dicho lo anterior y aún siendo una carta-ficción (porque tampoco sé de cierto si la tal Cristina Andrade fue quien la escribió, de ello ha pasado mas de año y medio) y a falta de contrastar mejor los datos históricos – ahora si, personalmente- para mi sigue siendo valida en su conjunto, incluido mi comentario sobre la ignorancia que por desgracia es de aplicación con o sin carta de o no-de Julia o Cristina.

Vale la pena ! Yo la suscribo plenamente siendo medio gallego (de Lugo) y un cuarto aragonés (del Maestrazgo). Y lo hago por lo que dice, su estilo y los datos históricos que aporta, que habría que contrastar. La ignorancia que demuestran muchísimos de los que hablan en las instituciones, despotrican en las tertulias o simplemente insultan en las redes, la ignoranca -repito- es sumamente atrevida, pero ignorancia a fin de cuentas
CARTA OBERTA DE JULIA OTERO  ¿CRISTINA ANDRADE?
Vamos a ver…
Todos los que me conocéis bien, sabéis que me siento gallega hasta la médula pese a haber nacido en Catalunya.
El sentirme gallega nada tiene que ver con la región delimitada en un mapa. Tiene que ver con una lengua, una música, unas costumbres, una historia, etc. En definitiva una IDENTIDAD.
Galicia, amigos, tiene una historia y no siempre estuvo gobernada por Franco o Fraga.
Pero nací y vivo en Catalunya, tierra donde he crecido, aprendido, amado, reído, llorado, trabajado… Y una parte de mi corazoncito se siente catalán. Por eso cada vez que leo o escucho comentarios como que en la escuela se nos “CATALANIZA” o se nos educa en la “SEPARACIÓN”, la sangre me hierve.
Pero más me hierve aún como estudiante y amante de la Historia (en general, no sólo de Catalunya) cuando oigo a altos cargos del PP dar patadas a cientos de años de historia.
Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados (fundado en 1834, un pelín más tarde que las Cortes Catalanas en 1192…, os voy dando datos por eso del rigor histórico) nos dice que hay que “abrir los libros de historia y mirarlos sin prejuicios” para esta vena que les ha dado a los catalanes de querer ser como Escocia… en fin.
También Miguel Ángel Rodríguez, ex portavoz del Gobierno de Aznar, nos dice que los catalanistas son o somos una secta y unos lloricas.
Nos comenta González Pons, vicesecretario de Estudios y programas del PP, que “CATALUNYA HA SIDO SIEMPRE PARTE DE ESPAÑA” (el primer monarca de ESPAÑA fue Amadeo I de Saboya en 1870, los anteriores lo fueron de Castilla… ¿Catalunya hemos dicho que tenia cortes desde…?)
Pero como casi siempre, la guinda al pastel la pone nuestra queridísima Esperanza Aguirre (cómo la echábamos de menos) que va y nos dice que “ESPAÑA ES UNA GRAN NACIÓN CON 3.000 AÑOS DE HISTORIA Y QUE ESO ES TODO LO QUE TIENEN QUE SABER LOS NIÑOS”.
Vamos a ver Espe… Hace 3000 años ni existía Catalunya, ni existía España pero juraría que era la época en que moría David y Salomón se convertía en Rey de Israel… No sé….Para los que no lo sepan, los condados catalanes fueron oficialmente formados en el año 987 cuando el conde Borrell II de Barcelona se deshace del vasallaje que unía a Catalunya con Francia (fruto de la protección que ofreció Carlos Martel a Catalunya ante las incursiones musulmanas en la península a partir del 718) y se mantuvieron totalmente independientes hasta 1162, fecha en que se anexaron al Reino de Aragón formando la Corona de Aragón, y organizándose como una federación de estados medievales posteriormente (desde 1139 hasta 1479) respetando las singularidades de cada territorio y desarrollando una estructura política equivalente y similar entre sí: Cortes, Generalidades y Constituciones, coordinando la política exterior conjuntamente. Allá por el 1516 se unen las Coronas de Castilla y Aragón por problemas sucesorios en la segunda.Entendería que llegados a este punto, muchos piensen que aquí nace España, pero se equivocan. Se da una unión entre dos Coronas, pero se siguen manteniendo cortes, instituciones políticas, administración pública, lenguas y moneda. Tanto es el sentimiento de NACIÓN de CATALUNYA que en 1640 estalla la Guerra dels Segadors y Pau Clarís proclama la República Independiente de Catalunya en 1641 (no es algo nuevo de ahora, señores). ESPAÑA tal y como se conoce (políticamente) nace con Felipe V y sus DECRETOS DE NUEVA PLANTA allá por el 1716, que ya antes había llenado de sangre Barcelona un 11 de Septiembre de 1714.Así pues, resumiendo, CATALUNYA SÍ HA SIDO INDEPENDIENTE. Lo fue 145 años por completo y después aliada con el Reino de Aragón otros 350 años aproximadamente. Conquistó territorios, luchó contra Castilla en varias ocasiones, escribió sus leyes, ganó y perdió guerras, creó su música, sus tradiciones y su carácter luchador.Ya está bien de REINVENTAR HISTORIA, ésta es la que hay y hay que conocerla. Hay que entender el clamor de un pueblo, su sentimiento de nación y su ansia de libertad. Puede o no compartirse el concepto de independencia, pero JAMÁS debe menospreciarse una cultura, pisotearla y manipularla para conseguir votantes o para dividir. ¡YA ESTÁ BIEN!
Y entiendo a los que defienden su nacionalidad catalana porque sé que ellos sienten lo mismo al escuchar una gralla que yo al escuchar una gaita. Tengo dos patrias, dos naciones: la gallega y la catalana y me siento orgullosa de mis dos lenguas y mis dos banderas. La diversidad es cultura, a ver si se enteran ya los ministros españoles.
Por si no ha quedado claro, en las votaciones de Noviembre me decantaré por alguno de los partidos que apoyen el referéndum sobre la independencia. Porque por encima de todo, en política, está la libertad, que no se olviden.
Preguntar al pueblo “qué quiere” no es ilegal, debiera ser de obligado cumplimento.
Las constituciones y las fronteras cambian; si no, no existiría la evolución.
Y dicho esto… BONA NIT, BOAS NOITES.
Y lo he escrito en castellano porque me da la gana, porque en Catalunya sabemos hablar más de un idioma.JULIA OTERO
@JmRLluch
Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Opinión

El camino hacia el reconocimiento internacional del estado catalán

Martes 29.07.2014

Traducción del artículo aparecido en VilaWeb
Autores: Laura Ruiz i Trullols

Original: http://www.vilaweb.cat/noticia/4205834/20140729/cami-cap-reconeixement-internacional-lestat-catala.html

El camino hacia el reconocimiento internacional del estado catalán

Qué tiene que hacer Cataluña para ser reconocida como un estado?

Hay todo tipo de teorías sobre como un país puede conseguir de ser tratado como estado, pero la historia reciente demuestra que hay que obtener, sea como fuere, el reconocimiento de los otros estados. Es decir, no basta con que cumpla los requisitos que marca el derecho internacional sobre la capacidad de construir y controlar estructuras de poder que funcionen eficazmente, sino que hace falta que lo reconozcan cuanto más estados mejor. El informe ‘La integración a la comunidad internacional’ que lunes presentó el Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) explica qué pasos se tienen que seguir por obtener este reconocimiento y avisa, de entrada, que el proceso es complejo y largo.

Tres vías para el reconocimiento

Un estado reconoce otro cuando aprecia que el otro es un ‘igual’ que cumple los requisitos de ‘estatitat’. En todos los casos se trata de acciones voluntarias y unilaterales que tienen efectos jurídicos. Según el informe, hay tres acciones que significarán el reconocimiento de Cataluña como estado:

–En caso de que un estado, de manera explícita, firme un acto jurídico y formal de reconocimiento.

–En caso de que un estado decida establecer relaciones diplomáticas.

–En caso de que un estado vote a favor del ingreso de Cataluña en una organización intergubernamental (por ejemplo, la ONU o el Consejo de Europa).

Qué características demuestran ‘estatidad’?

Según el informe, los principios de Montevideo del 1933 marcan los cuatro elementos básicos que hace falta que tenga cualquier estado: población permanente; territorio definido; gobierno con control claro sobre esta población y territorio; y capacidad de entrar en relación con más estados.

La UE, en una posición común de los ministros de Asuntos Extranjeros al inicio de la posguerra fría, el 16 de diciembre de 1991, también enumeró los requisitos que hacían falta para ser considerado estado: respetar las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas, el acta final de Helsinki y la Carta de París por una Nueva Europa; garantizar los derechos de las minorías y demás grupos de acuerdo con los compromisos subscritos en el marco de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE); respetar la inviolabilidad de las fronteras, que sólo podrán ser cambiadas por medios pacíficos y de mutuo acuerdo; aceptar los compromisos pertinentes en materia de desarme, de no-proliferación nuclear y de seguridad y estabilidad regionales; mostrar el compromiso de solucionar por vía de acuerdo todas las cuestiones relativas a la secesión de estados y más controversias regionales.

Recomendaciones para facilitar el proceso de reconocimiento

El informe detalla qué movimientos tiene que hacer Cataluña para ser reconocida como estado antes de la declaración de independencia y después.

Antes de la declaración de independencia:

–En primer lugar, hay que demostrar que Cataluña cuenta con las condiciones que marcan los estándares internacionales.

–También hay que buscar posibles apoyos para el proceso de reconocimiento, con eventuales valedores e impulsores.

Después de la declaración de independencia:

–Hay que establecer una estrategia clara –progresiva, con priorizaciones muy pensadas, realistas y muy trabajadas– para ir consiguiendo reconocimientos bilaterales y multilaterales.

–Evitar las demandas de reconocimiento prematuras.

–Tener presente, y comunicar a la población, que el proceso de reconocimiento es siempre progresivo, por razones políticas y también técnicas, y que su culminación exige tiempo.

Qué motivos se argumentan para no reconocer un estado?

Cómo explica el informe, el reconocimiento de estados es una cuestión compleja que varía en cada caso. En el mundo hay estados que no reconocen otros estados por razones muy diversas. La que se aduce principalmente es que el nuevo estado es parte del territorio propio. Es el caso de Corea del Sur y Corea del Norte, que no se reconocen el uno al otro; ambos declaran que son el único gobierno legítimo de Corea. El Japón tampoco reconoce Corea del Norte.

También hay consideraciones ideológicas, religiosas o políticas. Por ejemplo, ni Argelia, ni Afganistán, ni Bangladesh, ni Cuba, ni Irak ni hasta treinta y dos estados no reconocen Israel.

La mayoría de recuentos de reconocimientos tienen muy presente qué estados miembros de la ONU no reconocen los estados. De hecho, ser miembro de la ONU es un paso determinante para la legitimidad internacional.

El caso de Kosovo

De motivos para no reconocer un estado los hay de muy diversos. Incluso hay estados que sencillamente no lo han considerado. Por eso es importante el trabajo de la diplomacia para conseguir reconocimientos. El caso de Kosovo es bastante ilustrativo: cada reconocimiento se anuncia a bombo y platillo y es celebrado. Kosovo, que se declaró independiente de Serbia en 2008, ha sido reconocido por 109 estados miembros de la ONU. El último, este julio, fue Togo. Aun así, no es miembro de la ONU porque dos miembros del consejo de seguridad, Rusia y China, que tienen territorios secesionistas dentro de las fronteras, no lo reconocen. Por lo tanto, no se ha podido proponer la entrada de Kosovo a la asamblea de la organización. En cambio, sí que forma parte de algunas otras organizaciones internacionales, como por ejemplo el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Información relacionada:

Qué estructuras de estado hacen falta en Cataluña?

 

@JmRLluch

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

Albert Pont : Se aproxima la tormenta

Albert Pont, presidente del Círculo Catalán de Negocios.

(Traducción del artículo aparecido en VilaWeb) 

Original: http://www.vilaweb.cat/opinio_contundent/4205878/sacosta-tempesta.html

30.07.2014


Se aproxima tormenta

Estos últimos días he sido ocupado en el huerto de casa, mientras sobre la Cordillera Litoral aparecían nubes que anunciaban tormenta. Aprovechando algún rato de reposo, he podido ver la desafortunada entrevista que Tv3 ofrecía del embajador de Israel y las explicaciones del profesor Sala y Martín sobre cómo la Generalitat presenta el reparto de bienes y deudas del estado español. Como siempre, una clase magistral. Ni el autor del informe del CATN lo habría podido hacer mejor si hubiera tenido la ocasión. Y, después, he vuelto al huerto desde donde observo y reflexiono; aunque últimamente lo único que veo crecer es mi inquietud.

Ya hace tiempo, el Círculo Catalán de Negocios se manifestó a favor de una candidatura unitaria para las pasadas elecciones europeas. Para nosotros, era una propuesta de mínimos. Aquello que verdaderamente queríamos era reventar las urnas con una candidatura de la sociedad civil, antes de que otros capitalizaran el descontento social originado por la crisis, los recortes y una clase política cada vez más cuestionada. Pero nos quedamos solos. Y ahora ya es tarde. No quisimos insistir, por un exceso de prudencia. No queríamos que nadie se pensara que teníamos ningún interés personal, simplemente porque no teníamos cabeza. Aun así, entonces ya éramos conscientes que nos teníamos que jugar el éxito del proceso en el campo internacional. Y así es. La diplomacia española se muestra muy efectiva, entre esnobismos medidos y ‘Ballons Bleus’ agitando copas de Teso de Monja del 2008 con un chorrito generoso de cola. Y es que la diplomacia es como un buen vino. Requiere tiempo y experiencia; pero cada uno se lo toma como quiere.

Cataluña ha dejado el proceso en manos de académicos, líderes rancios del mayo del 68 y alguna doncella ‘polioperada’. Y ahora pagamos el hecho que nuestra representación bilateral an el exterior responda a absurdas cuotas impuestas por los partidos. La lógica de los partidos, siempre topamos con la lógica de los partidos… Y, aun así, tenemos que reconocer que todos hacen tanto como pueden, pero esto no sirve de mucho, si nuestros representantes no dominan ni la lengua del país, ni nadie les proporciona instrucciones y una buena agenda de contactos. Las políticas de estado no se improvisan y la representación internacional al más alto nivel de una nación que aspira a convertirse en estado no se puede dejar en manos de un entrenador de fútbol; por bueno que sea y por mucho que nos lo queramos. Nos puede muy bien pasar que no nos tomen en serio.

Aun así, estas últimas semanas hemos aprendido mucho, incluso de nuestros propios desaciertos. Ahora ya vemos claro que la secesión no es solamente un acto de fuerza contra un estado. Si hace falta, tiene que ser un acto de fuerza contra toda la comunidad internacional. Y tiene que ser así, porque en diplomacia hay un principio darwinista que dice que si una nación es capaz de mostrarse firme, lúcida y unida ante el mundo entero, entonces muestra su madurez, la capacidad de sobrevivir y de integrarse en la comunidad de estados. Es, pues, un error estratégico mirar de reclamar la atención y despertar las simpatías de los líderes internacionales. Otro trabajo tienen. Además, España no lo hace. La diplomacia española no dejaría nunca una cuestión de seguridad nacional, como es su integridad territorial, en manos de la lógica borrosa. Simplemente juega la carta de la disuasión. Y funciona.

Hoy por hoy, la diplomacia catalana sólo puede tener un objetivo: romper el discurso propagandístico español que afirma que el proceso catalán es una cuestión interna del estado. La independencia de Cataluña es un asunto internacional, tiene consecuencias más allá de nuestras fronteras y, como tal, tenemos que conseguir introducirla en la agenda de los estados. El proceso catalán no es un asunto interno del estado español por motivos históricos, a los cuales la Generalitat parece haber renunciado: nuestra anexión fue el fruto de un despropósito del cual media Europa fue cómplice. No lo es, por motivos políticos: Europa no puede cerrar los ojos a un movimiento cívico, pacífico y tan multitudinario que canaliza las peticiones democráticas de todo un pueblo. No lo es por motivos económicos: desde el inicio de la crisis (2007) Cataluña acumula una expoliación fiscal de 120.000 millones de euros, mientras ve crecer la propia deuda e hipoteca su desarrollo futuro. Si el proceso de reforma del estatuto de autonomía se hubiera resuelto civilizadamente tal como reclamaba la sociedad civil catalana, hoy Cataluña ni tendría deuda, ni tendría que obligarse a hacer recortes para poder pagar los intereses; y además dispondría de 60.000 millones de euros adicionales. Sólo una Cataluña sin límites en el autogobierno podrá satisfacer parte de la deuda generada por una oligarquía derrochadora que todavía se emperra a agujerear España y atar los propios descosidos con hilos de acero.

Tampoco lo es un asunto interno, por el simple interés de los estados de nuestro entorno. Al fin y al cabo, el respecto de los derechos de los extranjeros en Cataluña, la libre circulación y la seguridad jurídica que tanto reclaman los inversores extranjeros dependen del hecho que el estado catalán integre los organismos internacionales y herede las obligaciones que emanen y que desde hace décadas se han incorporado a nuestro ordenamiento.

Y finalmente, no lo es porque tenemos que tener la voluntad de ser generosos con España y con Europa. Ahora, si el mundo nos hace pasar por el pedregal, pasaremos; pero, después, nuestra actitud con el estado vecino y su deuda deberá ser muy diferente. Europa sabe valorar muy bien el riesgo y por este motivo parece decantar la balanza a favor de España. Por lo tanto, Cataluña tiene que ser capaz a de proporcionarle variables capaces de modificar el resultado de su cálculo a favor nuestro.

Y esto lo tenemos que asumirlo y sabiendo que, a estas alturas, el debate no es sobre independencia sí o no; el debate es sobre si el acceso a la plena soberanía tiene que ser pactado con todos los actores afectados o no. A estas alturas ya sabemos que España nos quiere llevar a una secesión no pactada, a pesar de que los informes del CATN todavía prevean esta hipótesis. Además de poco realista, pactar la secesión con España dentro de su marco político y constitucional puede ser un gran error estratégico. Simplemente, condicionaríamos la independencia al acuerdo. Y, sabiendo esto, España nos pondría unas condiciones tan draconianas que nos resultarían inaceptables. Y, mientras no hubiera acuerdo, no podría haber independencia. Fácilmente, llegaríamos a un punto muerto como el de la sentencia del TC del 2010 sobre la reforma del estatuto de autonomía. La contrapartida de la secesión pactada es que la independencia y el acceso del nuevo estado a la comunidad internacional es avalada por el estado matriz. Aun así, el valor real del aval del estado español no es equiparable al valor del aval del Reino Unido, si lo comparamos con el caso de Escocia.

En cambio la opción de la secesión no pactada es diferente. Si no hay pacto, habrá que actuar unilateralmente. Y entonces, una vez lograda la plena soberanía, tendremos todo el tiempo del mundo para pactar aquello que convenga dentro del marco del derecho internacional. Pero, llegados a este punto, y atendida la situación económica de España, las condiciones las podremos poner nosotros. Renunciando al pactismo, España no impedirá la independencia; simplemente admitirá de manera tácita que deja de ser parte en el proceso. Por parte nuestra, es mucho más inteligente pactar con sus acreedores y avaladores.

Bien, ya me disculparéis pero yo regreso al huerto. Al final la tormenta de estos días no ha sido nada más sino una breve lluvia. Aún habrá sido provechosa.

Albert Pont, presidente del Círculo Catalán de Negocios.

@JmRLluch

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Jordi Pujol: opiniones de los lectores de VilaWeb

(Traducción del editorial de VilaWeb del 29/07/14)

http://www.vilaweb.cat/editorial/4205750/be.html

Vicent Partal
29.07.2014
Por el bien de todos

Domingo al atardecer, cuando vi las reacciones de los subscriptores de VilaWeb a mi editorial sobre el caso Pujol, me sorprendí. Muchos encontraban argumentos para explicar los hechos o, cuando menos, para no condenar el ex-presidente. Algunos me reprochaban abiertamente el uso de la palabra ‘delincuente’, que para mí era simplemente una descripción, visto que él había confesado un delito cuando se había inculpado. Quizás había sido demasiado contundente.

Intentar tomar el pulso del país es la razón última de este sistema editorial que hemos implantado a VilaWeb, y que consiste en enviar el texto el día antes a los suscriptores para publicarlo el día siguiente junto con sus respuestas. Unas respuestas que querría que fueran leídas igualmente por el conjunto de los lectores, para convertir así un texto individual en un ejercicio colectivo.

Y es por eso que la evidente discrepancia entre aquello que pienso yo y aquello que piensan muchos de los lectores del diario me ha obligado a rumiar intensamente las últimas horas y me ha preocupado. No porque pensamos diferente, sino porque quiero entender la otra posición.

Y he reflexionado sobre que pienso yo, sobre qué piensan los otros pero también sobre qué ha pasado de verdad, sobre qué juzgamos, en definitiva. Y aquí tengo que decir hoy que tengo unas cuántas dudas, que crecen a medida que pasan las horas. Puesto que hubo un primer relato controlado por Pujol, pero después ha habido todo tipo de filtraciones que lo han desdibujado y que me inquietan. En definitiva, me parece que, por la trascendencia política, el impacto y la magnitud de la noticia,  estaría bien que los papeles que acreditan los hechos se hicieran públicos cuanto antes mejor. Por el bien de todo el mundo, también.

 

La opinión de los subscriptores.

Isidor Marí

El caso es, Vicent, ver quién administra, y cómo, la información que trasciende públicamente sobre las ilegalidades en curso de investigación. La conducta de Pujol y su familia es reprobable, y podría aparecer información más grave los próximos días. Pero quién informa de todos los otros procesos judiciales de más envergadura, como el caso Bárcenas? O quién mantiene una reprobación proporcional respecto a los miles de millones (!) de los rescates bancarios? Al fin y al cabo, la impresión es que hay infracciones graves como las de la familia Pujol, que se magnifican interesadamente, para minar la moral del soberanismo, mientras se difiere y se minimiza o se oculta una montaña de escándalos que pueden desacreditar las instituciones del Estado. Y una parte de la izquierda catalana, sea por partidismo o por ingenuidad, no denuncia esta maniobra. Bien que lo sabes, ya sé que no te digo nada nuevo.

Montserrat Sanz

Yo nací en 1970 y en 1977 antes de andar ya bailaba sardanas, antes de saber muy bien quién eran ya conocía a Maria Rubies, Josep Verde Aldea, Miquel Roca y Junyent y Jordi Pujol. Mis padres se turnaban con otros fundadores de CDC para ir por las noches a “catalanizar” los carteles indicadores de las ciudades con botes de pintura blanca y negra (“Seo de Urgel” se convertía en “Seu d’Urgell” y “Lérida” en “Lleida”) bajo el riesgo de ser pillados por la benemérita. Reuniones clandestinas, viajes a uno y otro lado de Barcelona para ir a buscar o traer a Jordi Pujol, entre otros… Nuestro coche empapelado de arriba a abajo con carteles de campaña y altavoces improvisados. Todo esto y más lo lideraba gente que con su fuerza, energía, sacrificio e ilusión conseguía mover masas con su ejemplo. Uno de ellos fue en Jordi Pujol i Solei.

No tenemos que olvidar nunca que sin Jordi Pujol i Solei no habría ni catalán en la escuela, ni tv3 ni muchas cosas más que sí se lo tenemos que reconocer; que si el PSUC, el PSC y ERC, entre otros, hubieran trabajado más por nuestro país y no tanto para ver cómo podían quitarle a Pujol la silla… y si estos mismos hubieran hecho más desde la oposición para construir el país en vez de intentar destruir a Jordi Pujol (por quién sea dicho de paso, estaban obsesionados), seguro que hubiéramos conseguido muchas más cosas de las que tenemos. Si todos estos partidos hubieran seguido los acuerdos de la Asamblea de Cataluña… no hubimos tardado tanto de tiempo a llegar a donde pronto llegaremos.

Pujol era un ejemplo de virtud para una mayoría. Y fue culpa de esta mayoría considerarlo más que un “líder”.
Lo que él ha hecho no está bien. Ha decepcionado a mucha gente y lo más grave es que el agravio haya sido un fraude fiscal: el pecado de moda. Uno de nuestros Grandes resulta que no es honrado. Esto duele.

Y está claro que los que no quieren que logremos nuestra independencia lo usarán en contra nuestra. Pero ellos y nosotros sabemos que este asunto de Pujol no tiene nada que ver. Nosotros somos el pueblo de Cataluña, y por primera vez desde hace siglos, tenemos nuestro destino en nuestras manos. A mí todavía me parece que estoy viendo una película de ficción cuando en televisión hablan tan tranquilamente y de verdad y hacen debates sobre la independencia, y de que votaremos el 9N, y que si no, pues plebiscito… Lo que durante muchos años ha sido un sueño inalcanzable de mi adolescencia, ahora sé que se hará realidad. Con Pujols o sin.

Oriol Gordó

Pienso que haces bien en reflexionar por qué hay tantos lectores y subscriptores que nos hemos sentido*molestos por tu editorial del otro día. Tengo que confesar que sopesé seriamente la posibilidad de cancelar mi suscripción ipso facto.

El asunto del presidente Pujol es una píldora muy dolorosa de tragar. Y además, ver los corruptos y los cínicos desgarrándose los vestidos ante los medios de comunicación es obsceno.

Está claro que se tiene que aclarar lo que ha pasado. Está claro que se tiene que llegar al fondo del asunto. Hay que comprobar si la explicación que ha dado el presidente Pujol es cierta, y si es así, para mí y para muchos otros, la honorabilidad del presidente Pujol restará intacta, porque en los 80, antes del golpe de estado, lo que hizo su padre era ser un buen padre de familia, porque no era nada disparatado pensar que la familia Pujol tendría que huir en un momento u otro. Y después, con el PSOE dispuesto a todo para cargarse al presidente y lo que representaba, hubiera sido el buen momento para hacer aflorar este dinero? No se hubiera utilizado para destruirlo a él y su obra?

En todo este asunto lamentable, sólo hay un hecho cierto, que ya en parte redime el personaje. Lo que hizo el presidente Pujol el pasado viernes fue una voladura controlada, para evitar o que los españoles le chantajearan o que lo hicieran estallar cuando más daño podía hacer. Se ha estimado más la vergüenza pública, el suicidio político y la destrucción de su lugar a la historia que no que lo utilizaran para hacer todavía más mal a la causa catalana.

 Enric Pastor

La piel de los fieles suele ser muy fina cuando se trata de constatar que los dioses no existen.

Otra cuestión es el momento en que ha salido la noticia. No sé si la iniciativa de hacerlo ahora fue de Pujol o de la Agencia Tributaria, pero, en todo caso, según el lado en que te encuentras, la información ha sido muy oportuna/inoportuna, ante la conversación prevista de Mas-Rajoy.

Pero la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.

Francesc Xavier Arenas

Sigo insistiendo en que el “caso Pujol” (tal y como partir de ahora le dirán unos y otros) es insignificante junto al que el pueblo catalán ha decidido y quiere llevar a cabo. No dejemos que un “caso” más, nos desdibuje lo que el pueblo ha conseguido. La trascendencia del caso Pujol no será nada en la historia de Cataluña. La historia de los próximos meses SÍ. Sigamos, pues, con el itinerario marcado y que los casos que de aquí en adelante explotarán o explosionarán no nos estorben de nuestro objetivo. Sólo éste (estorbar) es el objetivo de ellos. No el nuestro. Estamos en pleno ataque, la última fase de esta guerra que ya acaba. Recordad a  Ghandi: “Primero nos ignorarán, después se nos reirán y después nos atacarán. Entonces habremos vencido”

Josep Usó

Realmente, pienso que el “caso Pujol” está muy sobrevalorado. No hay duda que algo habrá hecho mal. En mi opinión, lo peor es callar durante tantos y tantos años. Más allá de un posible fraude fiscal, otros posibles delitos, etc.
Pero la sobrevaloración viene, sobre todo, del otro lado. Cómo no podía ser de ninguna otra manera, todos los medios españoles, todos, se han unido a la Brunete Mediática y procuran hacer tanta sangre como pueden. Pero fijaos bien. Lo hacen como siempre. Sin ningún argumento. Parece que todavía no hay datos concretos, que todavía nadie las ha hechos públicos. Pero ellos no necesitan. Su “razonamiento” es del calibre siguiente: Jordi Pujol = Pujol = Independentista = Catalán.
Y, si al final se demuestra algo, querrán que todos los catalanes seamos culpables, como mínimo, de ser catalanes y de hablar catalán. Como muestra de este modo de “pensar y razonar” el primer discurso del nuevo jefe del PSOE, que identifica violencia de género e independentismo. Y todavía es hora que dimita. O que pida disculpas, como mínimo a las mujeres.

Mientras, Fabra pide amparo al Constitucional y le dan una moratoria, Jaume Matas todavía no sé si ha entrado a la prisión, y de toda la pandilla de los sobres, presidente Rajoy incluido, no se sabe nada nuevo. Ahora se sienten obligados a vender AENA y no encuentran a nadie que la quiera. Parece que no ven manera de que aceptan a Guindos y a Cañete como cargos institucionales en Europa y parece que tendrán que pagar una multa del mismo valor, como mínimo, que los 4500 millones de euros que han escondido el País Valenciano y Madrid (PP y PP) de facturas impagadas, diferidas o ve a saber.
Usan el nombre Pujol para tratar de esconder sus vergüenzas. No se lo podemos permitir. Y, además, con esto no convencerán a ningún indeciso en Cataluña. Sólo pierden el escaso tiempo que les resta hasta el 9N. Porque para el once de septiembre, ya no tienen.

Ahora, mañana, será la reunión Mas-Rajoy. Si ya estaba claro que Rajoy no tiene nada para ofrecer y que Mas no cambiará la hoja de ruta, porque tampoco lo puede hacer, la cosa acabará deprisa y sin ningún acuerdo. Cómo ya sabíamos que pasaría hace un mes. Y  sigamos, hacia agosto, que en Madrid hacen vacaciones.

Josep Jallé

Querido director: para mí, todo ello, acelera el proceso de derrumbe e incrementa, temporalmente, los indecisos de cara a la Consulta, visto con una cierta perspectiva y ya dentro de la recta final del ‘tanquismo’ mediático.

Respecto del hecho en si pensaba que Pujol, además de las virtudes que se le consideran como prohombre, la de la inteligencia la usaba adecuadamente. Pero debo estar equivocado. Hace aproximadamente un año y medio que el gobierno central dio un plazo para regularizar cuentas exteriores, con una sanción simbólica, recuerdo como del 10%. Un tipo de seudo-amnistía. El ex presidente ya estaba muy jubilado de tareas públicas y podía pensar en regularizar sus cuentas personales después de más de 30 años de recibida a herencia. El escándalo – moral – hubiera sido igual, pero no las consecuencias económicas para él, de una parte, ni el impacto de cara a la Consulta, por otra parte. Con un año y medio de margen para perdonar – todos somos humanos – e ir olvidando o, cuando menos, valorar en la balanza lo que ha hecho bien y lo que no tanto, hubiera sido más acertado y no se hubiera llegado con el mal que se está hecho en caliente frente al 9N.

Quizás supuse, como casi siempre me ha pasado (con contadas excepciones, como por ejemplo tu), una expectativa inteligente de nivel superior al que ha resultado, también con esta persona.

A la vez quiero darte las gracias por poder manifestar el que convenga en cada momento en  Vilaweb y decirte que lo que nos comunicaste sobre este tema es del todo acertado, calificativo arriba o abajo. Y te lo dice quién ha votado en ocasiones a CiU por el ex presidente Pujol a quien, igualmente, le tengo que agradecer el haber trabajado por el país, hasta los límites de sus posibilidades, propias o pactadas. Pactadas, metiendo ‘el pez en el cesto’, quizás a cambio de no hacer saltar el escándalo?. Hoy para tú, mañana para mí?. Pero la historia ya nos advierte: Roma no paga los traidores. Ni Madrid tampoco. Nunca.

Pep Agulló

Al leer esta mañana me he quedado atónito igual que Vicent. Había en general una gran condescendencia hacia el personaje. Después he ido reflexionando. El dolor de la caída de un símbolo del país, que lo había sido para muchos, es tan penetrante, como la pérdida de alguien muy cercano. Y la primera reacción ante tal impacto es la negación. Cómo que los hechos son el que son, la negación toma la forma de “no hay para tanto”, o que ha hecho cosas más positivas que negativas. Pero por diferentes informaciones toma cuerpo que el alcance del delito puede ser mucho más gordo, dado que parece que él se ha inmolado como cortafuegos de su familia. La declaración podría ser una forma de enseñar sólo una parte del delito para salvar el impacto de una detención con todo el efecto mediático. Parece probable que el Estado estaba al tanto de ello y no le ha perdonado la deriva independentista utilizándolo cómo ariete contra el movimiento soberanista. En cualquier caso esto nos tiene que hacer más fuertes y más críticos. Lo iremos siguiendo.

Maria Rosa Guasch

Es realmente triste para los ciudadanos de un país saber que su presidente ha sido un estafador, o delincuente si queréis, porque durante años ha mentido sobre el dinero que tenía en el extranjero sin declarar. Tenías razón cuando decías, Vicenç, que “nos hace daño” y “es un fracaso para Cataluña”. No nos lo esperábamos y nos duele. Es normal. Ahora hay que investigarlo a fondo y queremos que se haga justicia. Pero con todo el mundo que sea corrupto, y muchos de los que ahora hablan tienen cosas pendientes…
No hace falta que en Madrid piensen que hunden el “proceso” así, haciéndonos daño psicológico, los catalanes somos mucho más que una única persona. Aun así, tenemos que tener en cuenta que los poderes del Estado nos quieren hacer daño y apenas acaban de empezar. Y el pueblo como siempre está solo, luchando por la libertad y la justicia sólo con sus fuerzas. Preparémonos!

Linus Fontrodona

Estoy de acuerdo con usted en que “el asunto Pujol” es, tal y como lo conocemos hoy por hoy –y como él mismo reconoció–, un delito. Y por lo tanto, él es un delincuente. Hasta aquí no hay vuelta de hoja.

Lo que pasa es que mucha gente de este país no tiene sólo en consideración los hechos en si, sino todo lo que rodea los hechos y lo que puede haber (que sin duda hay) detrás, y todo lo que estos hechos suponen o implican: por qué se hacen públicos ahora, después de treinta y cuatro años?, quien ha empujado esta publicación?… En fin, el ineludible interrogante: “Cui prodest?”…
Otro factor que, a los ojos de muchos ciudadanos, resta relevancia al fraude fiscal de nuestro ex-Muy Honorable expresidente es la reacción furibunda de anticatalanismo que se ha desatado, como una negra tormenta de odio, a continuación y apenas cuando empezábamos nosotros a digerir este fraude.

Intuimos la razón última de lo que está sucediendo; prevemos (y tememos!) la continuación, y las múltiples consecuencias que podría llegar a tener. Nos sentimos, además de engañados por uno de los nuestros, amenazados por el adversario; nos vemos vulnerables, tal vez en peligro inminente. Y esto despierta un cierto instinto básico de justificación o compasión, de avenirnos de alguna manera –quizás patética— con quien, por delincuente que sea, no lo debe de ser más que quien ahora se frota las manos al verlo caer, y que, encima, muy probablemente ha contribuido decisivamente a hacerlo caer.

Yo espero que todo ello acontezca bien deprisa, que caiga quién tenga que caer, pero también que arrastre bien abajo y bien adentro del lodo a todo el mundo que ahora se ríe y se aprovecha.

Reirá mejor quién ría el último, como se suele decir más al norte; de modo semejante aquí decimos: quién ríe primero, llora el último.

Nota: Cui prodest’ en latín: A quién beneficia?

Josep Blesa

No te tienes que sentir decepcionado ni ofendido Vicent por contradecirte los que hemos comentado rl anterior editorial diferente de ti. Pensad que cuando no tenemos centro(s) de inteligencia propio(s), los ciudadanos comprometidos con la libertad de este país tenemos que hacer de “espietas” haciendo circular la información. Y representar todos los papeles si hace falta. Piensa que en fondo vamos tapando agujeros como podemos. Y en este caso la “inteligencia interna” que no nos han permitido hay que suplirla con la “inteligencia colectiva”. Hay gente que es un “ideólogo” pero va con el lirio en las manos. Otros van por el barro de la cotidianidad y aportan su quehacer diario mirando a lontananza. Y la ingeniería de la independencia se hace con pragmáticos y no sólo soñadores. Y todas las opiniones conforman el sentir común colectivo, cuando menos, aquel que crea estado de opinión pública y la publicada que vosotros ofrecéis. Hace muchos años, si recuerdas, cuando el estado español se ensañó con Marc Belzunces por insumisión a unas elecciones dentro del marco político español y escribí una entrada en el blog de no-nunca volver a dejar a ningún compatriota solo ante el poder español. Al qué se añadió inmediatamente Enric Borràs. Añadí el vídeo –como metáfora- de aquel estudiante que se plantó ante el tanque a la plaza de Tiananmen que ahora está en paradero desconocido. Ramon Barnils decía que nos hacía falta una ACN, para informar desde aquí con nuestro propio sesgo y desengancharnos de la información proveniente de Madrid. En “inteligencia” nos pasa el mismo. Y en justicia también. No pueden juzgar un compatriota nuestro cómo Jordi Pujol en el marco de sus leyes españolas. A nadie se le escapa y escapaba que había marro. Y quien diga que se siente decepcionado por la declaración de autoinculpación miente o estaba a las nubes. A quienes han metido mano durante los años de “transición” ya los juzgaremos con nuestras leyes y reglas después de la independencia. Juzgarlos con las leyes españolas es otorgar una categoría al estado español que no merece. Y juzgar a nuestra gente con leyes extranjeras es castigarlos directamente y sin justicia “universal”. Que han dicho, que hay 123 millones extraídos en 23 años de contratos públicos según aquella tal Álvarez que compartía tálamo con Jordi Pujol jr. Bien. Y qué? A los ciudadanos de Valencia nos han robado 310 millones de una manchada con el plan del Parque Central de la Estación norteña, pues yo soy uno de los peritos judiciales que calculó los números del juicio del saqueo. Todo legal. Inmaculado. Pero robados al fin y al cabo ante nuestras narices y con sus leyes. Unos terrenos dados por la ciudad hace 100 años para hacer las vías férreas que ahora nos “revenden” con subterfugios totalmente legales. Los beneficiarios: las empresas españolas del palco de Real España. Con esas mismas leyes queréis juzgar el ex-Muy Honorable Pujol? No estoy por el linchamiento como la opinión publicada española por mucha porquería que saquen. Ya llegará el día en que “ajustaremos cuentas” con cierta clase política y acólitos. Cómo dicen algunos de ERC y de las CUP, y menos aunque se aprovechan de la situación los convergentes para elevarse cómo si fueran los nuevos “capitans enciam”. Me reitero en mi comentario de ayer Vicent y amigos. Porque a cada “caballo de bastos” que –nos– saquen los españoles en esta materia, nosotros podemos sacar “el as de bastos” conocido también por el “bastot”. Y cuidado, que igual que hablamos de Andorra, podían hablar de Suiza y Liechtenstein. Nos entendemos señores de la plaza de Sant Jaume de BCN?

Nota: El ‘Capità Enciam’ fue un personaje de ficción creado a mediados de los años noventa por el canal TV3

Antoni Carol

Consternado y dolido por los hechos! Ha sido una sorpresa muy desagradable, del todo reprobable. Pero, pero… os lo tengo que decir: todavía estoy más dolido por la hipocresía de los “buitres” que se han tirado en picado sobre la víctima (buitres españoles y buitres catalanes). Empezando por la “Camarga”: todavía es hora que ella dé alguna explicación (que, además, fue solicitada por el Parlamento!).

Sin negar el error del presidente Pujol, dejadme decir: también forma parte de la justicia “re-habilitar” al culpable, en lugar de “re-matarlo”; ayudarlo a reparar por el que ha hecho y también ayudarlo a levantarse, en lugar de machacarlo y encarnizarse. Cierto, ha cometido un error (y grave), pero en toda vida —junto a los deméritos— también hay méritos: quién ha dedicado más horas a Cataluña que el propio Jordi Pujol? Quién ha recibido más críticas, burlas y collejas que el “presidente” por ser quién era (el presidente de la Generalitat de Cataluña)? Quien más ha confesado PÚBLICAMENTE su culpa, pidiendo perdón y mostrándose dispuesto a reparar? (Juan Carlos lo hizo tímidamente… ¡y ahí se quedó la cosa! ¡Y nadie puede meterle mano!). Al presidente Pujol le tenemos que exigir reparación, pero —opino humildemente— también algo le tenemos que agradecer y algún respeto le debemos.

Alexandre Siches

Sólo querría decir que a pesar de estar de acuerdo con el comentario editorial sobre el Sr.Pujol, pienso que hay que poner en un  lado de las balanzas los servicios que haya podido hacer al país antes, durante y después de ser Presidente. Y, por supuesto, en el otro lado, hay que poner las cuestiones negativas y no sólo esta última. En conjunto y para mí, pues es algo subjetivo, la balanza está clara y ganan los aspectos positivos. Ah! a destacar que yo no lo he votado nunca. Querría aprovechar y hacerme eco de un twit que dice: Este dinero eran suyo (o de su familia) pero los de Bárcenas eran nuestros!
En fin, para acabar solamente decir que las personas se pueden equivocar y es su responsabilidad. Y si hace falta tendrá que ir al Parlamento, a Hacienda o a los tribunales Pero este señor  consiguió dos cuestiones muy importantes entre otras, la inmersión lingüística y Tv3 y por eso creo que merece un respeto por parte de todos, políticos y ciudadanos, aun con sus errores.

Rafael Xambó

Cuando leí la editorial sobre el caso Pujol me pareció muy medido y claro. No podemos aplicar varias varas según que los delincuentes sean de los nuestros o de los otros. Si son de los nuestros,
todavía duele más. Me parece un delito muy asqueroso tener una gran cantidad de dinero escondida fuera del país. Estamos hablando de millones de euros, verdad? Lo digo porque es un dato que no circula mucho. Parece claro que las prácticas delictivas dinerarias de las clases
altas no son patrimonio de ninguna nación. Sólo necesitan la oportunidad y una cierta permisividad social en cuanto al engaño en cuanto a la contribución al dinero público. El mejor antídoto, sin ningún tipo de duda, es una legislación clara y exigente y una inspección eficaz. No creo que los países norteños sean más honrados, sólo es que no tienen oportunidad fácil de esconder el dinero.
Todo este asunto también ha servido, después del caso Millet y toda la porquería que rodea la  financiación de CiU, porque algunos que se  burlaban de los valencianos tengan que hacer penitencia. En cualquier caso, hay que limpiar y ser muy claro en los asuntos de dinero público. Quien quiera comprender a Pujol que quede con él para tomar chocolate o un helado, pero que no quiera justificar aquello que es inadmisible a todas luces. Sólo hay que revisar todas las  declaraciones y sermones del padre de la patria con esta nueva información tan infamante.
La lección es que hay que tener las cuentas claras y la cara limpia. Cuando se mueve tanto dinero y las reglas no son claras, la tentación parece inevitable. No necesitamos santos, sino políticos competentes al servicio de la ciudadanía, democráticos y respetuosos, y que se sometan
a mecanismos de control rigurosos. El resto, como decíamos hace muchos años,
son puñetas y ganas de incordiar. El nuevo empujón político soberanista puede ser también una magnífica oportunidad para desterrar estas prácticas y mejorar el entramado legislativo que lo haga imposible o muy difícil. Conviene no perder de vista la perspectiva social. Si no hacemos un país más justo e igualitario, todo habrá sido otro engaño de los poderosos contra el pueblo.
Sí, Viva Cataluña verdadera y libre, también de chorizos.

 Jaume

Yo pienso como en Vicent, si ha hecho algo delictivo, que se trate como tal. El proceso (el famoso proceso) tiene que ser de regeneración y de honestidad. No podemos construir el país sobre la debilidad moral, ellos lo hicieron en el 78 y la podredumbre se ha comido todo lo que podría ser bueno en aquel momento. NO quiero esto por mi país.
Pienso que si ha metido la pata, que lo pague.

Yo no he votado nunca a Pujol, no me gustó nunca. Pero reconozco que era un animal político de mucho vuelo, era impresionante verlo llegar a un lugar y ganarse el auditorio, sea del tipo que sea… plantaba la maleta de feriante y se metía todo el mundo en el bolsillo. Pocos cómo él sabrán hacerlo. Y era una piedra en la faja de todos los que queremos un país nuevo. Un elemento de peso, un referente, como Maragall.

Me duele por la gente que confió en él, gente que lo adoraba. Por los que creían que él si era como nosotros y ‘lo traía todo a casa’.

Pues no, era evidente, pero ahora se conocido públicamente. Y ha caído un mito para muchos.

Todo ello me parece llamativo. Las cosas no pasan porque si, no son casualidad… son fruto de la causalidad.
El nombramiento de Rull, el paso atrás de Duran, el comunicado, demasiado cercano en el tiempo justo antes de la entrevista con el inerte de Rajoy.

Para mí, insisto, para mí, todo es la ocasión perfecta para hacer limpieza en CiU. Las encuestes son bastante concluyentes, bajada confirmada y parte de pactos si se puede, pero nunca con la fuerza de ser primer partido votado. Las próximas elecciones apuntan a un resurgimiento de las nuevas opciones de la izquierda (CUPS, Podemos, Ganamos), el mantenimiento de ICV y la fuerte presencia de ERC.
Todos los anteriores no pactarán con la vieja guardia convergente, no construirán ningún acuerdo con ellos. Hay que renovar el partido, hay que renovar las personas y los talantes. Y más si pones un Rull, soberanista sin complejos, al frente. No hay vuelta atrás, si quieres tener parte en los próximos hitos de Cataluña saliendo de unas elecciones te tienes que renovar. Pero, cómo???

Catarsis e inmolación del pujolismo. Traca final y muchas voces apuntando a refundación. Ahora es la hora.

Una revolución silenciosa, un apartar los viejos tiempos y nueva savia a los órganos de partido. Y todo el partido enfilando el 9N y las próximas elecciones con opciones de participar con pelos y señales.
Todo el frente de la izquierda soberanista no aceptará a los viejos convergentes, no querrá el ‘establishment’ con ellos… pero si permitirá los recién llegados y al presidente Mas (si hace falta y se desdice de retirarse un vez logrado el objetivo). No habrá renuncias.
No habrá porque los tiempos no permitirán ni dudas ni marchas atrás. Nos lo jugaremos todo y la apuesta será tan fuerte que no dejará opciones al funambulismo político.
Por eso, todo ello, a mí me parece una jugada ‘lampedusiana’ (ojo, para mí, inteligente) para cambiarlo todo y que CDC no deje el poder.

A la gente le cuesta dejar atrás el recuerdo entrañable e idealiza mucho los recuerdos buenos, por eso cuesta desembarazarse de Jordi Pujol como referente, como el abuelo que todos querríamos en la casa de pueblo, como el político que recorrió todo Cataluña y conocía pueblecitos y gente, como el bastidor del catalanismo moderno… pero lo hará, seguro de que pasará.

Nota: ‘Lampedusiano’ : Giussepe Tomasi di Lampedusa fue el autor de Il Gattopardo en donde se dice eso de  “Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie

Oriol Agell

Tenemos que esperar que un político, y más si es del más alto rango, sea perfecto -cuando todos sabemos que esto es imposible. Pero, aun así, lo tenemos que esperar puesto que el contrario no nos llevaría por ningún buen camino.

Este caso es una confesión de un arrepentido que pide el perdón y que está dispuesto a pagar por su falta. Qué hacemos: lo condenamos? lo absolvemos? Quizás es mejor aplicar el Juicio Final del añorado Joan Fuster, aquel que dice: «Mide el hombre por su acción más indigna, pero trátalo con los miramientos debidos a su hecho más noble. Y que conste: esto no es duplicidad, sino realismo y sentido del humor».

Hablando de realismo: la Cataluña que Pujol nos dejó tenía seguramente más claros que los oscuros que hoy por hoy sabemos. Y esto, que es opinable, tiene que formar parte de la ponderación de los platos de la balanza justamente del juicio final –de nuestro juicio particular.

Ricard Recasens

Cuando se tiene el papel de Presidente de un país, logrado voluntariamente y refrendado por los votos de los ciudadanos no se puede hacer lo que ha reconocido (por que no podía hacer otra cosa) el ex-presidente de la Generaliat, que es un delito.
El ámbito que es dentro del papel de cualquier político incluye plenamente no defraudar.

Yo estoy de acuerdo con la opinión de Vicent Partal.

Víctor Serra

No te preocupes. Creo que todos estamos de acuerdo al censurar al Presidente Pujol por los hechos que él mismo ha reconocido. También estamos de acuerdo en que tiene que asumir las consecuencias. Aun así, también parece claro que todavía no lo sabemos todo y por lo tanto hay que esperar la evolución de los acontecimientos.
Todo esto, por lamentable que sea, no hace perder valor a las muchas cosas positivas que el Presidente Pujol hizo por el país. También cometió errores, que muchas veces han sido poco resaltados. Lo que si me parece claro es que este hecho ha no tendría que afectar al proceso en negativo sino todo el contrario. Cuanto más limpios lleguemos mejor. No podemos desanimarnos ahora. En Madrid se piensan que el proceso está tocado de muerte. Cuando antes les demostremos que no es así, mejor. Y tenemos que estar preparados para superar trabas quizás todavía más grandes que este, que seguro que vendrán.

Miquel Maresma

Yo que fui de los que ayer tuve una cierta discrepancia con la editorial, con la de hoy no y también pienso que hacen falta más aclaraciones y concreciones. Tal como decís que nos enseñen los papeles. Por el bien de todos.
Sólo una pequeña concreción por el hecho de tener una cuenta en el extranjero, entiendo yo, no se comete ningún delito, lo que pasa es que el gobierno español desde hace un tiempo ha impuesto la obligación a quien la tenga de que lo tiene que comunicar al gobierno español.
Sólo faltaría que no pudiéramos tener cuentas bancarias allá donde quisiéramos, qué democracia sería esta?, cuántos miles de estudiantes no tienen una cuenta corriente abierta en el país donde han hecho su Erasmus? Existe el espacio Schengen: libre circulación de personas. Existe el Espacio Económico Europeo: libre circulación de capitales.

Jaume Jose Orianes

La transición de la sociedad entre el año 1975 y los anhelos del catalanes en este 2014, ha sido un cambio muy grande. En Castilla, claramente era una Transición entre el sistema legal que las leyes eran incumplidas por la mayor parte de la población y sólo eran exigidas en algunos casos.
Aquí (en la CA de Cataluña) hay un espíritu mucho más fuerte al respeto, sin excepciones, de las leyes.
El dinero que Jordi Pujol había escondido al fisco español, parece ser que provienen del tiempo de Banca Catalana, tiempo en que el gobierno español se atrevía a atacar una entidad bancaria por ser presidida por el mismo Jordi Pujol.
Jordi Pujol hice un acto delictivo. No encuentro correcto que la persona que ha confesado por propia voluntad sea atacada socialmente y otros muchos que hicieron esto y más, pasen por buenos.
De ninguna quiero defenderle, pero hay que ser justo con los coetáneos de su misma condición. Cómo? No lo sé.

@JmRLluch

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cuentas ‘territorializadas’ o cómo ocultar un déficit enorme

Traducción del artículo de XAVIER SALA I MARTÍN, Catedrático de Economía, Univ. de Columbia, aparecido en ara.cat  (24/07/2014 00:00):

hhttp://www.ara.cat/premium/tema_del_dia/Amagar-deficit-descomunal_0_1180681929

Ocultar un déficit enorme

Montoro ya dijo que haría las balanzas fiscales para negar el déficit fiscal catalán.

 

Finalmente, el ministro Montoro y su empleado Ángel de la *Fuente, ex investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universitat Autònoma de Barcelona, han publicado sus “cuentas *territorializadas”. Después de una primera lectura, estas son mis reacciones.

Primera. Es una vergüenza que el ministro esconda los datos que tendrían que ser de propiedad pública y no los publique para que los economistas puedan hacer los cálculos de las balanzas que más les gusten, incluyendo los métodos científicos que se han utilizado durante años. Esconder los datos y sólo publicar unas “cuentas territorializadas” totalmente cocinadas por economistas afines es una vergüenza intelectual. En los países democráticos los datos son de los ciudadanos, y no del ministro o del rey, y los ex académicos respetados no deberían de participar en esta ocultación.

Segunda. Ya he dicho mil veces que no hay balanzas fiscales buenas y balanzas fiscales malas. Cada una es la respuesta correcta a una pregunta concreta.

Tercera. Una vez visto lo que han hecho De La Fuente y compañía, la pregunta a que responden sus cuentas es: “¿Si Cataluña fuera independiente, cuánto dinero neto adicional tendría la Generalitat una vez tenidos en cuenta todos los nuevos gastos que tendría que pagar y que hasta ahora lo hacía el gobierno central?” Respuesta: 8.455 millones de euros. No está mal! Es relevante saber que en una Cataluña independiente la Generalitat dejaría de estar ahogada y dejaría de sufrir para pagar la sanidad y la educación. Gracias, ex profesor De La Fuente, por la información.

Cuarta. Como que sabemos que De La Fuente y sus ayudantes han hecho todo el posible para hacer que este dato del déficit fuera la más pequeño posible (ya confesó Montoro que el objetivo de estas cuentas era político: no dar munición al soberanismo catalán!), sabemos que el superávit de la Generalitat independiente seguramente sería muy superior a estos 8.455 millones.

Quinta. Con la independencia, el dinero adicional que tendrá la Generalitat no es el dinero adicional que tendrá Cataluña. La razón es que habrá muchos gastos a cargo de la Generalitat y que antes eran a cargo del gobierno de Madrid, gastos que antes se efectuaban en España y a partir de ahora se efectuarán en Cataluña. La respuesta a la pregunta “Y cuánto dinero adicional tendrá Cataluña como país en caso de independencia?” es  “el saldo de la balanza fiscal calculada por el método del flujo monetario”. Cómo que De La Fuente no ha hecho estos cálculos (y aquí es donde aquel economista honesto y respetable que era Ángel deja de tener respetabilidad, porque un académico como él no tendría que participar en programas de ocultación de datos), podemos utilizar los datos de la Generalitat: si Cataluña fuera independiente, su PIB aumentaría en 16.000 millones de euros porque todos los impuestos que, estando en España, marchan de Cataluña se quedarían en el país.

Sexta. Los cálculos de De La Fuente y sus colegas suponen que los gastos públicos no territorializables que se efectúan en Madrid benefician todos los ciudadanos del mismo modo. ¿Nos beneficia mucho, a los catalanes, el Museo de Prado? ¿Nos beneficia igual que a los madrileños (que son los que viven junto al museo y lo pueden visitar con más frecuencia) o a los extremeños? ¿Y el salario del rey? ¿Beneficia igual a un monárquico que a un republicano? ¿Y el salario de Wert? ¿Beneficia igual los españoles que quieren que la escolarización en Cataluña se haga totalmente en castellano que a los catalanes que quieren que la escolarización se haga en catalán? La verdad es que es casi imposible saber a quién beneficia cada euro gastado por el Estado. Y, como que es difícil, De La Fuente hace un supuesto tan valiente cómo arbitrario: dice que todo el gasto público beneficia a todos los ciudadanos del mismo modo. Claramente este es un supuesto gratuito, puesto que el salario del rey no puede nunca beneficiar del mismo modo a un republicano que a un monárquico y el salario de un ministro que ataca la lengua catalana no puede beneficiar igual a los catalanes que a los no catalanes. Pero si hacemos cómo De La Fuente y suponemos que el gasto público beneficia a todos los ciudadanos del mismo modo, entonces el 16% de todo el gasto que se hace en España se hace en beneficio de los catalanes, puesto que Cataluña tiene el 16% de la población española. Que quede claro que este es un supuesto arbitrario a pesar de que De La Fuente le quiera dar una naturaleza científica imparcial que no tiene. Igual de científico sería decir que los gastos que no benefician los catalanes (como el salario de los ministros Montoro o Wert) no tendrían que ser imputados en Cataluña.

Séptima. Las cuentas de Madrid son un chiste. Decir, cómo ha hecho el presidente de aquella comunidad, que Madrid sale “el doble de perjudicado” que Cataluña debido al sistema fiscal español es una farsa. Cómo ya he dicho, los cálculos de De La Fuente asignan la mayor parte de los gastos que se hacen en Madrid a las otras comunidades.  Da igual que estos gastos se hagan en Madrid, generen negocio en Madrid y tengan un impacto macroeconómico en Madrid. La realidad es que, según De La Fuente, el 85% de estos gastos se hacen “para los no madrileños” y, por lo tanto, no se asignan a Madrid a pesar de que se hacen en Madrid. Y, claro, si los madrileños pagan los impuestos que les corresponden y, en cambio, el 85% de los gastos que se hacen en Madrid los asignamos a las otras comunidades, nos sale que Madrid paga mucho y recibe poco. ¿Resultado? Un déficit de la balanza fiscal gigantesco, cosa que trae todo de madrileños a decir que los más perjudicados son ellos! Esto es una gran mentira.

Es como si un grupo de 17 amigos organizamos una fiesta en tu restaurante. Nos cobras a todos en proporción a nuestra renta y, como que tú, el propietario del restaurante, eres el más rico, eres el que pagas más. El amigo catalán es el segundo más rico y, por lo tanto, el segundo que paga más. Y así sucesivamente. Si sólo miramos qué paga cada cual sin tener en cuenta el negocio que se hace con la fiesta, el resultado será que tú, el propietario del restaurante, eres el que paga más. Esto es contablemente cierto. Pero lo que no puedes hacer es decir que eres el más generoso y solidario, porque, aparte de lo que pagas, tú estás haciendo un negocio descomunal con la fiesta. Si tuviéramos en cuenta que este negocio se hace en tu restaurante (y esto es lo que hace el método del flujo monetario que De la Fuente y Montoro ocultan), resulta que ya no eres tan generoso. Pues al déficit de Madrid le pasa exactamente lo mismo: De La Fuente dice que el 85% del salario de Wert se tiene que asignar al resto de los españoles a pesar de que, en realidad, se gasta en Madrid y beneficia a sus restaurantes y negocios.

Poner el déficit de Madrid como si fuera comparable al resto parece hecho sólo para poder decir que el déficit catalán no es tan importante como dicen. De hecho, esta ha sido la reacción de la prensa afín. Pero, entre las comunidades que no hacen negocio con la fiesta de la capitalidad, los datos de De la Fuente confirman que Cataluña es la más perjudicada de España, con un déficit cuatro veces más grande que la segunda, el País Valenciano, y casi seis veces más grande que la tercera, las Baleares.

Resumiendo: desde el punto de vista fiscal y económico, España continúa siendo un mal negocio para Cataluña y esta realidad no cambia con la publicación de la balanza fiscal de Montoro y De La Fuente. Lo único que cambia con esta publicación es que ahora ya podemos constatar la deshonestidad intelectual de quien hace lo imposible para esconder un déficit descomunal.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La reunión de Mas y Rajoy vista por el agujero de la cerradura

24.07.2014

Traducción del catalán del escrito de Pere Cardús , en VilaWeb (Mail Obert)

http://www.vilaweb.cat/mailobert/4205104/reunio-mas-rajoy-forat-pany.html

 

El próximo miércoles el presidente Mas visitará al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en la Moncloa. La idea es hablar un poco de esto del proceso de independencia. Después de muchos meses pidiéndole audiencia para tratar de esta cuestión, Rajoy ha accedido a recibir al presidente de los catalanes del Principado. Todos sabemos que las posiciones son imposibles de acercar. El ‘jefe’ de los españoles no quiere permitir en absoluto que se consulte al pueblo de Cataluña sobre su futuro. El ‘jefe’ de los catalanes no piensa desdecirse del compromiso contraído en las urnas de someter la independencia a referéndum o consulta. Rajoy puede renunciar a su posición? Lo puede hacer Mas? Hay algún punto de encuentro posible? Si la respuesta a estas tres preguntas es que no, qué caray dirán Rajoy y Mas en la reunión de miércoles? Habéis estado nunca en una reunión de presidentes en la Moncloa? Miremos de imaginárnoslo y establecer unas cuántas hipótesis:

Hola, buenos días, señor presidente. Bienvenido.
—Buenos días, señor Rajoy. ¿Cómo está usted?
—Muy bien, señor presidente. Si le *parece, podemos continuar en catalán; pues necesito practicar un poco. Hace ya demasiado tiempo que no tengo oportunidad alguna.
—Muy bien. Me parece ‘estupendu’.
—Pase, pase. Esta es su casa.
—Ya empezamos!
—Diga?
—Nada, nada. Entremos, entremos.

Los dos hombres sientan en un tresillo de un color blanco ‘roto’, un objeto al alcance estético de muy pocos.

—Bien, usted dirá por qué me quería ver con tanta insistencia…
—Mire, como ya debe saber, en Cataluña hemos emprendido un proceso de autodeterminación para decidir qué tipo de relación queremos tener de ahora en adelante con España y con el mundo. A diferencia de lo que acostumbran a decir sus medios de comunicación, es un movimiento nacido desde bajo, desde la sociedad civil, que nos ha obligado a los partidos a espabilarnos y dar salida a las demandas del pueblo.
—Bien, todo esto es muy discutible. Si hubieran hecho ver a la gente que estas demandas no tenían cabida en el ordenamiento jurídico español y que por eso eran imposibles, ahora no nos encontraríamos en esta situación. En lugar de esto, ustedes caldearon todavía más los ánimos con falsas promesas que no se podrán cumplir.
—Mire, todo esto es muy discutible también. Pero más allá de encontrar quién es el responsable de haber llegado a la situación actual, si nos tenemos que reunir es para encontrar una solución y no puede ser ninguna otra sino el ejercicio de la democracia. Votar es normal en un país normal, no?

Rajoy se levanta visiblemente inquieto. Está molesto para tener que escuchar determinadas cosas…

—Cómo usted ya sabe, la democracia tan sólo puede funcionar en un marco legal establecido. Y este no puede ser ningún otro sino la constitución española. Cualquier cosa que no sea reconocida en la constitución, no puede considerarse un hecho democrático.
—Hombre! No me diga esto, señor Rajoy. Usted sabe perfectamente que la democracia es previa a la constitución y a cualquier ley. Las leyes y las constituciones no son nada más que el resultado de la voluntad democrática expresada a las urnas. Y es esto, justamente, que queremos hacer.
—Podríamos estar aquí discutiendo horas sobre esta cuestión. Pero, sabe qué? No es un problema de quien tenga la razón –que soy yo–, sino que usted no tiene la capacidad legal de hacer esto que quiere hacer, y yo tampoco se la pienso conceder. A ver si nos entendemos!
—Bien, ya es bueno que empiece a hablar en plata. El problema no es si podemos o no podemos, sino si ustedes piensan permitirlo. Es decir, es una cuestión de poder, no de razones.
—Exacto! Yo no lo habría expresado más claramente. Ahora lo ha entendido.
—Sí… diría que hace tiempo que lo he entendido, esto. Ahora dígame: qué piensa hacer para impedir que votemos el 9 de noviembre. Nosotros aprobaremos una ley que tiene la cobertura de uno de los artículos del estatuto que ustedes no tumbaron en el congreso ni tampoco al Tribunal Constitucional. Esta ley nos permitirá consultar a los catalanes sobre su futuro sin pasar por encima de la legalidad vigente. Qué harán para impedirlo?
—Qué pregunta más innecesaria… Ya lo sabe bastante bien que suspenderemos su ley y también la convocatoria de la consulta. A partir de aquí, será decisión suya si quieren eludir la suspensión y asumir las consecuencias.
—Pero usted no ve que quedará muy mal ante el mundo si impide a un pueblo que vaya a votar pacíficamente?
—Ante quién? Qué no sabe cómo funciona el mundo? Qué le parece que la comunidad internacional interferirá en una cuestión interior española? Me parece que ustedes confían demasiado en el mundo.
—Quizás sí. En cualquier caso, no debe de querer tener un conflicto encallado por los siglos de los siglos. De verdad que no propone ninguna salida a la voluntad de los catalanes de decidir su futuro?

Rajoy se da cuenta que no ha ofrecido ni un vaso de agua a su invitado. Y lo hace. Vuelve a sentarse después de hacer unas cuántas vueltas por la sala. Es el momento de concretar. El debate entre legalidad y legitimidad democrática ya hace tiempo que se ha agotado. Ahora hay que desencallar la situación.

[Hipótesis 1]

—Usted me pide si no propongo nada. Y yo ya le he dicho unas cuántas veces que cuando la situación económica del país haya mejorado podremos hablar de un nuevo pacto fiscal que satisfaga sus necesidades. También podemos hablar del blindaje de competencias y el respecto a la identidad regional. Pero para hacerlo posible, hace falta que paren la deriva secesionista y nos den un poco de tiempo.
—Señor Rajoy, ya hace mucho tiempo que me afeito. Verdad que me entiende? De promesas han hecho muchas, pero han cumplido muy pocas. Verdad que no hace falta que le ponga ejemplos?
—El lunes recibí el nuevo secretario general de los socialistas aquí mismo. Acordamos que le podíamos ofrecer un pacto de estado, con un compromiso explícito de los dos partidos, siempre que ustedes renunciaran a la consulta secesionista.
—Yo tengo un compromiso con el pueblo de Cataluña y con dos terceras partes del parlamento. No puedo desdecirme ni lo quiero hacer. Creo que la única salida que puede tener la gran desafección de los catalanes con España es la expresión democrática a las urnas. Una cosa diferente es si ustedes quieren concretar su propuesta y que la incorporemos al referéndum porque la gente decida entre su opción y la independencia.
—De ninguna forma! Usted se piensa que yo estoy dispuesto a legitimar un referéndum independentista con una propuesta del estado? No lo ha entendido. Le he dicho que la única condición para negociar esta propuesta sería la retirada de esto que ustedes denominan ‘el proceso’.
—Quiere decir que no piensan hacer una oferta concreta, sino que nos ofrecen negociar una oferta? Quizás es usted quien no ha entendido la demanda del pueblo catalán. Si quiere incorporar una propuesta al referéndum, puede hacerlo antes de la convocatoria que se hará el septiembre. Estoy seguro que hay tiempo de sobra de escribir su oferta a los catalanes y firmarla conjuntamente usted y Pedro Sánchez.
—Ya veo que está obsesionado con esta consulta. Le pido que se lo repiense por el bien de la estabilidad y de todos nosotros. Yo, en lugar suyo, no haría frente al estado español. En trescientos años han salido perdiendo cada vez que lo han intentado. Vuelva a la vía del pacto, del diálogo y de la cordura.
—Señor Rajoy, me ha ido bien comprobar que no quiere hacer ningún gesto. Pero si se lo repiensa, espero que se apresure. Ni usted ni yo controlamos el tiempo de la historia.

[Hipótesis 2]

—Que si no le propongo nada para permitir que hagan el referéndum secesionista? Ya lo sabe bastante bien que no lo harán nunca este referéndum. No entiendo por qué quiere llevar a su gente a la frustración.
—Escuche, señor Rajoy, aquello que hará sentir frustración al pueblo de Cataluña será no poder votar el 9 de noviembre. Y el principal responsable de esta sensación será usted. No quiera pasar a la historia como el presidente que prohibió la democracia en Cataluña.
—Escuche bien esto qué le voy a decir: no me temblará el pulso si hay que actuar con contundencia porque usted no cumpla el ordenamiento jurídico y las sentencias de los tribunales. No me temblará. Mi obligación es velar por el futuro de España y la integridad territorial. Ustedes se han inventado una deriva secesionista que no lleva a ninguna parte. Y quien se arriesga ante la historia es usted. No se equivoque.
—Y qué piensa hacer? Yo no quiero de ninguna forma una situación de conflicto abierto. Pero tampoco renunciaré a mi compromiso con la sociedad catalana. No es ninguna obsesión mía. Es la obsesión lógica de un pueblo que ha sido muy maltratado y que ya no aguanta más. Le pido que repiense su posición y, cuando menos, tolere las votaciones del 9 de noviembre.
—Si yo tuviera que desdecirme de mi oposición frontal a su ofensiva nacionalista, querría decir que no estoy preparado para estar al frente del pueblo español. Sé perfectamente cuál es mi obligación y no pienso actuar como un cobarde.
—Señor Rajoy, usted no está a la altura del siglo XXI y de un país que forma parte de la Unión Europea. La historia lo juzgará. Y a mí también.
—Tenga cuidado, que no sea un tribunal de orden que lo juzgue a usted.

[Hipótesis 3]

—La propuesta para salir de este callejón sin salida donde se han puesto ustedes mismos ya le he dicho muchas veces qué es: constitución, constitución y constitución.
—Esto no es ninguna salida. Ya lo sabe. Es la trampa de siempre. Sabe perfectamente que no hemos tenido, no tenemos ni tendremos nunca la mayoría necesaria para cambiar la constitución española. Si no hemos tenido ni la fuerza que hacía falta para reformar nuestro propio estatuto!
—Mire. Los tiempos cambian. Ya ha visto que a las últimas elecciones se han enfilado estos del Podemos. Esto lo tienen que ver como una señal de la posibilidad del cambio. Ustedes han tenido mucha influencia en los gobiernos españoles cuando no tenían mayorías absolutas…
—Usted y yo sabemos perfectamente –porque hemos sido protagonistas– que esto no es cierto. La minoría catalana en Madrid ha podido conseguir algunas concesiones a costa de aguantar cosas totalmente impresentables. Por favor, hable seriamente. No puede pretender que esperemos a ver si las mayorías cambian en España.
—Cataluña es España.
—Lo ha sido hasta ahora. Pero queremos decidir si continúa siéndolo.
—Le gusta el fútbol?
—Un poco, pero no soy un gran aficionado. Tampoco tengo tiempo para mirármelo.
—Bien, no le parece que la victoria de ‘la roja’ en el mundial de Suráfrica fue un buen momento para nuestro país?
—Seguro que muchos ciudadanos lo vivieron con gozo y alegría. Está claro que sí. Pero las preocupaciones de la gente no se resuelven a golpe de buen fútbol.
—Nos tendríamos que proponer el objetivo común, de todos los españoles, de recuperar el liderazgo futbolístico mundial. Si hacemos esto, podemos apaciguar el fervor nacionalista de los catalanes.
—No creo que esto que propone sirva de nada. El problema no viene de no haber pasado de la fase de clasificación en el Brasil, sino de la carencia de una financiación justa, de los ataques sistemáticos a la lengua y al modelo de escuela catalana, y del destrozo que el Tribunal Constitucional hizo al estatuto que había aprobado la ciudadanía de Cataluña.
—Bien, todo esto ya lo entiendo. Pero si hasta ahora lo han aguantado, que ha cambiado ahora?
—Hombre… Estos últimos años la ofensiva recentralizadora ha sido total. Y nos han tratado con un desprecio que no era habitual.
—Por eso se lo digo. Hace falta que encontramos un objetivo común… un propósito… un anhelo colectivo que haga que el agua vuelva al río. Dejémonos un tiempo para pensar.
—Lo dice en serio? Bien. Ya lo pagarás.

[Hipótesis 4]

—Señor presidente, ustedes han traído la situación al límite de las posibilidades de la ley. Se equivocan haciendo este planteamiento secesionista. No tendrán nada a hacer fuera de la Unión Europea y sin aliados internacionales.
—Bien, este es el riesgo que queremos asumir. Pero primero hace falta que hable el pueblo de Cataluña en las urnas. Le pido que no presente ningún recurso contra la ley de consultas que aprobaremos en septiembre. No le pido que se implique en la convocatoria del 9-N. Esto ya nos quedó claro que no lo pensaban hacer. Pero sí que puede aceptar una ley que tiene el amparo del estatuto aprobado y validado por el Constitucional.
—Tengo una parte muy importante del partido y de la sociedad española que pide que haga frente sin concesiones a su ofensiva secesionista. Si no lo hago, puedo perder el control del partido, del gobierno y de algunas instituciones del estado.
— Soy consciente. Pero si impide que votemos, tendrá un problema todavía más grave en Cataluña y nos obligará a coger la vía más directa y contundente. Le pido que acepte la consulta.
—Aceptar es un verbo demasiado fuerte. Esto no lo haré nunca. En cualquier caso, puedo hacer ver que no existe. Tenga muy claro que de este modo no reconoceremos nunca el resultado que pueda tener. Y no negociaremos nada que derive de esta consulta.
—No le pido nada más que nos la dejen hacer. Si la gente no vota, tendremos un problema muy grave y la situación se puede descontrolar completamente. Más vale que lo hagamos civilizadamente. Quienes no quieran la independencia lo tienen muy fácil: pueden votar que no.
—Como ya se puede imaginar, en caso de no presentar ningún recurso contra la ley, tampoco legitimaremos esta martingala consultiva con nuestra participación. Será una votación de independentistas para independentistas. Ustedes quedarán contentos y todo continuará igual.
—El solo hecho que tome en consideración esta posibilidad ya me satisface.
—No pensará que este gesto lo haríamos a cambio de nada?
—Yo esperaba que sí, pero diga…
—Usted tiene que dimitir. Las consecuencias para mí pueden ser devastadoras. Pero usted tiene que dimitir y dejar su lugar a Duran. Él pilotará esta nueva situación. Él sabrá contentar los catalanes con la consulta, pero también sabrá hacerlos ver que sus sueños no conducen a ninguna parte. Usted ya se ha quemado. No puede hacer nada que no sea salir de la escena.
—Caramba!  Esta contrapartida sí que no la esperaba. Mire, déjeme que me lo piense unos cuántos días y que hable con mis amigos de Esquerra a ver como lo ven, de acuerdo?

No. Ciertamente, estas posibilidades no son muy realistas. Aquí hemos presentado cuatro hipótesis: el juego de la oferta de la tercera vía; la amenaza contundente; la vía de tocar la flauta; y la aceptación trampa de la consulta. No sabemos qué se dirán estos dos señores que llegan a la reunión con las posiciones completamente fijadas y sin margen de maniobra. Hemos hecho el ejercicio de imaginar la conversación del próximo miércoles. Pero el hecho más interesante no será qué se habrán dicho, sino qué explicarán afuera.

La política son hechos, pero sobre todo es el arte de interpretarlos y de transmitir un relato propio sobre estos hechos. Y esto es lo único que les queda por hacer a Mas y Rajoy. Quién conseguirá imponer su relato? Ya lo veremos. Pero seguro que en España harán caso de aquello que les explicará el gobierno español mediante filtraciones a sus medios. Y en Cataluña nos escucharemos el presidente Mas y todo aquello que se diga en Madrid. Seguro que algunos, aquí, estarán dispuestos a dar más credibilidad a las intoxicaciones que lleguen desde allá, pero por suerte son una minoría cada vez con menos poder de influencia.

Sea como fuere, el miércoles será la última oportunidad de pactar algo con el estado español sobre la consulta. A partir de aquí, la decisión será sólo nuestra.

@JmRLuch

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El País: Enquistamiento (Opinión 22/07/14)

El País, hablando de la renuncia de Duran a la secretaría de CiU (deo gratias!) navega a favor de su viento y nos dice que ‘la gran mayoría de catalanes quieren la solución autonomista-federal’. No sé muy bien qué entiende El País por ‘gran mayoría’ y a qué tipología de ‘catalanes’ se refiere, si es la de las encuestas de opinión que se barajan en Catalunya – que difieren en mucho a la suya-, si son los intelectuales de viejo y nuevo cuño que cual Guadiana aparecen y desaparecen arrimando siempre el ascua a su sardina o si es la de los grandes empresarios que quieren mantener el poder que detentan y son los únicos que se pueden permitir pagar los honorarios de una de las firmas de servicios profesionales más importantes del mundo, PwC (anteriormente  PricewaterhouseCoopers), sin tener en cuenta a la otra mayoría de los empresarios pequeños, mucha más mayoría que aquellos (y aquí hablamos de votos, no de cantidad de dinero en España o Suiza).

Y con la experiencia del decepcionante camino recorrido desde hace años y años (y no sólo en tiempos post-franquistas); lo mucho que se nos quiere privadamente y lo muy poco que se nos soporta como sociedad; el estrangulamiento siempre disimulado o justificado de nuestra economía; el empeño en someter nuestra lengua y culturas propias, esencia de nuestro existir; la insistencia en la  España-Una desde hace tropecientos años -cuando en los 1800 se seguía hablando, escribiendo y describiendo las relaciones como de Castilla y Catalunya.

Y con todo ese bagaje de mentiras (sin contar las mentirijillas económicas ‘pan nuestro de cada día, Montoro dánoslo hoy’), la última,  la gran mentira, la madre de todas las mentiras que diría la prensa sensacionalista , la que supuso punto y final de la paciencia y el seny catalán: el Estatut que tras pasar todos los vericuetos constitucionales con sus correspondientes recortes fue finalmente cepillado para alegría de los muchos ‘guerras’ que hay en el país por un Constitucional caducado y caduco.

Y teniendo por conocidos y soportados halagos oficiales, insultos de algunas gentes (desde llamarnos nazis a esa idea de que ‘les das unas pocas más de lentejas y ya tragan’), boicots a nuestros productos, vetos a nuestras gentes, firmas contra los catalanes, denuncias continuas ante los tribunales por temas de educación y lengua, informes falsos contra dirigentes (nunca se supo nada más de ellos), coerción a jueces que se expresan en nuestra lengua, insinuaciones de encarcelar a la presidenta de la ANC o de ilegalizar la propia Assemblea (que lo hagan!)

Sabiendo todo lo que sabemos, alguien se cree que los catalanes, – al menos los que tenemos memoria histórica, ‘estamos ya muy leídos’, hemos observado el paisaje y paisanaje político pacientemente, escuchado y digerido a la clase dirigente española… –   vamos a confiar en una reforma de la Constitución que tardará unos años en ser negociada, supondrá disolución de Cortes, voto español y nuevas elecciones ;  visto lo visto de cómo los grandes de los partidos (y me permito con dolor incorporar a los de la reciente hornada, por muy honestos que nos parezcan ahora) venden lo contrario de lo que van a hacer  y dijeron que harían , todo sea por la poltrona  – y van a mentir una vez más para que el pueblo vote en sentido inmovilista… Me pregunto yo: ¿la gran mayoría de catalanes de los de a pie, de los que militan en lo de una persona igual a un voto, están por solución autonomista-federal?

Opino, no siendo idea original mía, que Catalunya ha de ser independiente por mucho que nos caigan chuzos de punta, que ya veremos, y después de igual a igual, de soberano a soberano, podríamos hablar de constituir algo asi como un Consejo de los Pueblos Ibéricos o como se le quiera denominar (véase en esto también una solución para Euskadi y todas aquellas comunidades que se atrevan a descobijarse del paraguas Estado, que ninguna se va a apuntar) , para que  en igualdad de condiciones – como se hacía antes de la toma de Barcelona por las armas y el degüello de muchos de sus defensores-  los estados independientes que constituyan las podríamos decir ‘Españas’ (sin meterse en si serían reinos o repúblicas) puedan negociar y acordar aquello que les interese en común, para su gobierno o sus relaciones internacionales. Ejemplo de ello ya existe en Europa, algo asi como el Consejo Nórdico (Nordiska rådet), aunque enfocado a potenciar la presencia común  e individualizada de cada uno de los estados ante al UE.

Y ahora hablemos de President Más.

Qué empeño tienen en la Meseta y aledaños, que los hay que llegan al Mediterráneo y al Atlántico, en dar por sentado que eso del ‘secesionismo’ es una locura o metedura de pata hasta la ingle del Sr Más, quien va a remolque del Sr Junqueras, etc. etc. Siguen instalados en la política de partidos y en la solución de los problemas tras las mesas de despacho, güisque en mano y unas bravas o cacahuetes de aperitivo. Todos: tertulianos de la lengua hiperbólica, periodistas de pago (mejor dicho, de cobro), políticos  especializados en medrar, políticos bien apoltronados, las viejas guardias políticas , la Corte , los diarios nacionales incluyendo el catalán del Grande de España, los lúcidos intelectuales domésticos y foráneos (quien les dio a éstos vela en este entierro?) , muchos ciudadanos de buena fe – que no por ello sabios ni sensatos ni prudentes ni cuerdos – que solamente leen, escuchan o ven una determinada focalización de lo que ocurre y van tocando de oído , y finalmente también muchos ciudadanos de mala fe , aquellos que al final, siguiendo instrucciones y cobros de ‘quien paga ,manda’ , van a originar conflictos, algún que otro petardo, mejor si es con unos heridos – a ser posible no graves, pero eso sí,  ‘unionistas’ – y por culpables: esos catalanes renegados independentistas,  embravecidos, incivilizados y terroristas. Todos, repito, ignoran que somos una tribu de unos cientos de miles de catalanes (variado origen, raza, religión, estado civil, cultura, condición social…), cientos que deben rondar los dos millones de personas, que hemos salido de una u otra manera a la calle desde la decapitación del Estatut, que saldremos nuevamente este 11 de setiembre , si el tiempo (léase ‘las fuerzas vivas’) no lo impide, de una manera festiva, pacífica y democrática a reclamar lo que consideramos un derecho supra-constitucional: votar. De manera que si sale que sí, pues a negociar; y si sale que no, a aguantarse, que eso es la democracia, y a esperar una nueva oportunidad.

Por tanto el Sr Más y dirigentes de unos y otros partidos catalanes no tuvieron más remedio que subirse al carro de la gente en la calle (recuerdo: pacífica, alegre, democrática…) y después de las elecciones, llevar a cabo el mandato popular de la mayoría. Que hay otros partidos que discrepan e invocan a los cuatro jinetes del Apocalipsis, pues están en su derecho. Pero para eso sirven las urnas.

Y si ahora Mas y Rajoy pactaran en privado trabajar sigilosamente por lo que algunos llaman salida airosa, tercera vía  o cualquier paráfrasis envolvente de la voluntad expresada en la calle y en las urnas, entonces sí que me atrevo a augurar el fin o el arrinconamiento marginal no solamente del Sr Mas – que hasta el día de hoy lo está  haciendo excelentemente bien: no es el Moisés casero, simplemente  el adalid esperado –  sino también la práctica desaparición de su partido CDC, incluido el de momento ‘ni chicha ni limoná’ de Unió, por tanto todo CiU engullido por Esquerra Republicana, cuyo líder, buen profesor, inteligente orador, de imagen y verbo quizás no del todo agraciados pero de notoria y contagiosa empatía, transmite seguridad, aplomo y confianza en el destino común, manteniendo un discurso tranquilo, sosegado y enfocado al sólo objetivo del expresarse en las urnas. (Pudiendo ser hoy mismo el ganador de unas elecciones según encuestas,  sabe que lo será igualmente y quizás con calidad mejorada si no se deja tentar por los cantos de sirenas y sigue el rumbo hacia el 9N)

Del fiasco de una renuncia de Mas  o derivado de una pantomima entre Mas y Rajoy, aunque aquel haya asegurado que cualquier decisión va a ser consensuada con los restantes acompañantes  en elParlament, también Iniciativa per Catalunya y la CUP saldrían claramente reforzados, aquellos por el si al derecho a decidir y después ya veremos y éstos por el sí a todo y más si pudiera ser.

Del Partido de los Socialistas de Catalunya, traidor a los principios fundacionales de alguno de sus partidos constituyentes o al inicial acuerdo confederal con PSOE cuando defendía el principio de autodeterminación, qué decir dada su situación actual con un nuevo y serpenteante secretario general de la muy vieja guardia.

Y otro qué del Popular i Ciutadans, peleándose por un espacio común fuera y enfrente del ‘derecho a decidir’, voceros del Gobierno Central aquellos y profetas del diluvio universal los segundos, ambos con una UPyD , poco representada en Catalunya pero de rancio abolengo y popularidad allende el Ebro, cuya lideresa de afilado discurso defendió en otros tiempos también el derecho a decidir de los pueblos.

Y nos quedarían los nuevos en el juego: el exitoso y atractivo Podemos, el recién Guanyem…   Éste parece claramente definido. Para Podemos en cambio va ser su prueba del nueve en Catalunya.

Pregunté a la Presidenta de la ANC tras un almuerzo público, si ella confiaba en Más y su posible arrugamiento ante las presiones, amenazas, falsas acusaciones, etc del poderoso poder central. Carmen Forcadell me respondió, muy seria como siempre, algo así como: ‘Más puede pasar a la historia como un héroe si lo consigue, como un mártir si se lo impiden y no lo consigue, como un traidor si engaña al pueblo y abandona. No creo que quiera que le recuerden como un traidor’. Estaba en la mesa de Forcadell el alcalde del pueblo, militante de CiU y conocido desde hace años. Al salir, me tomó del brazo y me dijo: ‘Mas cumplirá su palabra. Es un hombre de palabra, puedes estar seguro’

En eso estamos la gran mayoría de catalanes no incluida en la gran mayoría que cita El País.

@JmRLluch

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized