Comunicado del Colectivo Wilson ante las Elecciones del 27-S (traducción del catalán)

27-S  2015, Elecciones al Parlament de Catalunya

http://wilson.cat/ca/comunicats-conjunts/item/243

Septiembre 2015

1 / Los miembros del Colectivo Wilson decidimos ahora hace casi tres años “unir esfuerzos para contribuir que los ciudadanos de Cataluña tengan la oportunidad de decidir su futuro libremente, sin miedo ni amenazas, y con la mejor información posible”. Este comunicado ha sido pensado y escrito con este mismo objetivo.

Un principio irrenunciable: decidir libremente

2 / El Colectivo Wilson entiende, en primer lugar, que el derecho de autodeterminación es un derecho fundamental de cualquier nación y, por lo tanto, también de Cataluña, y constata, en segundo lugar, que una inmensa mayoría de los catalanes y catalanas y una gran mayoría del Parlamento de Cataluña ha defendido insistentemente la posibilidad de determinar democráticamente su forma de organización política.

3 / Es evidente que, idealmente, este derecho democrático de decidir sobre el futuro de una nación tendría que haber sido ejercido mediante un referéndum acordado por el Estado español y la Generalitat dentro de un pacto que incluyera el compromiso explícito de ambas partes de negociar y aplicar los resultados de la consulta desde el respecto a los intereses legítimos de cada banda.

4 / A pesar de que la constitución española establece varios mecanismos para realizar un referéndum y a pesar de que hay precedentes claros en el ámbito internacional en este sentido (como por ejemplo la opinión del Tribunal Supremo del Canadá sobre el caso del Quebec y el acuerdo reciente entre los gobiernos de Escocia y del Reino Unido), la celebración de un referéndum sobre el futuro de Cataluña no ha sido posible ante la negativa tajante y reiterada del gobierno de España a convocarlo o autorizarlo.

5 / Esta negativa ha abocado a las instituciones catalanas a llamar los ciudadanos de Cataluña a expresar su opinión sobre el futuro político y la posible independencia de nuestro país mediante las elecciones al Parlamento de Cataluña el próximo día 27 de septiembre.

6 / Una alternativa posible a la independencia sería esperar que España se reforme. Hay muchas razones, pero, para temer que esta posible reforma no nos sea beneficiosa debido a las dinámicas políticas españolas. Los incentivos electorales que han traído al actual sistema económico y de financiación regional son difíciles de cambiar. La distribución geográfica de funcionarios (y sus votos) también está fijada. Y tampoco cambiará la geografía del país que ha traído la estructura radial de infraestructuras de transporte en detrimento del corredor mediterráneo. Dicho de otro modo, es en propio beneficio del votante mediano español que se han decidido e implementado las políticas que hemos sufrido. Y por lo tanto el votante mediano español no tiene ninguna razón para cambiarlas. De hecho, las encuestas en España reflejan una preferencia creciente (no menguante) a una recentralización por parte de los votantes españoles. Hay que recordar que los catalanes representamos aproximadamente el 16% de los votantes de España y, en este sentido, nunca podremos por nosotros mismos cambiar ni las leyes ni las reglas del juego del Estado español. Quienes defienden la opción de esperar que el Estado se reforme tienen que explicar por qué razón prevén que una España reformada tratará Cataluña equilibradamente o por qué razón las preferencias e intereses de los ciudadanos de España, de repente, se alinearán con los de los catalanes.

7 / Ante la trascendencia, tanto por España cómo por Cataluña, de estas elecciones, entendemos que todas las partes interesadas tienen que informar a los ciudadanos de Cataluña sobre los riesgos y las oportunidades, los costes y los beneficios que plantean tanto el establecimiento de Cataluña como estado independiente como el mantenimiento de la situación política y económica actual. En este proceso de información (y de deliberación colectiva), tanto los partidarios de la secesión como los sectores e instituciones favorables a mantener el statu quo tienen el derecho a defender sus intereses legítimos, a enfatizar los beneficios de la opción que defienden, y a subrayar las desventajas o perjuicios de la alternativa contraria. A la vez, pero, tienen la obligación de respetar el proceso de deliberación libre y racional que caracteriza toda democracia avanzada y, en este sentido, tienen que informar de manera transparente, con veracidad, a los ciudadanos, sin recurrir a las amenazas y a las coacciones. En este sentido:

a) Continuamos constatando, como ya lo indicamos ante las elecciones de 2012, que algunos medios de comunicación, partidos políticos, economistas, fundaciones cercanas a partidos políticos y analistas han puesto en marcha campañas de desinformación e intoxicación sobre las verdaderas consecuencias de un hipotético estado catalán. A menudo estas campañas se hacen presentando estudios supuestamente académicos, datos supuestamente científicos y análisis supuestamente imparciales. Creemos que la mayor parte de estas predicciones y argumentos no resisten un escrutinio sistemático.

b) Observamos con gran preocupación que el gobierno de España ha enfatizado una campaña basada en la amenaza, esto es, en el anuncio de represalias contra Cataluña, sus instituciones y sus votantes en caso de haber una mayoría favorable a la independencia – estas amenazas, algunas explícitas y otras implícitas, incluyen cerrar las instituciones catalanas, aislar Cataluña internacionalmente, etc. Esta estrategia del miedo atenta contra un principio democrático básico: respetar el derecho de todo ciudadano a decidir libremente y sin coacciones. Esta estrategia es, además, políticamente y económicamente poco creíble porque en caso de llevarse a cabo tendría consecuencias negativas sobre el conjunto de los ciudadanos españoles.

Beneficios de la independencia

A la hora de evaluar los beneficios y costes de una posible independencia de Cataluña, hay que distinguir entre los efectos (negativos y positivos) a medio y largo plazo y los costes de transición a corto plazo. En los puntos 8 a 11 examinamos los primeros efectos. En los puntos 12 a 18 analizamos los costes de transición.

8 / Es indudable que una Cataluña independiente sería viable políticamente y económicamente. Más de la mitad de los países soberanos del mundo tienen una población inferior a la catalana. Además, Cataluña es un país relativamente rico, con un nivel de renta per cápita bastante elevado (por encima de la media de la UE), con una economía competitiva, diversificada y abierta al mundo, con empresas modernas e innovadoras, universidades y científicos de primer nivel mundial y dotado de una estructura institucional y administrativa preparada para gobernar el país con plena soberanía.

9 / La independencia de Cataluña tendría consecuencias económicas claramente positivas a medio y largo plazo. En primer lugar, eliminaría un déficit fiscal muy grande y persistente – este déficit es el que ahora obliga la Generalitat a endeudarse para hacer frente a las obligaciones de gasto. En segundo lugar, capacitaría al gobierno de Cataluña a tomar decisiones estratégicas clave que afectan el potencial productivo y el bienestar de sus ciudadanos en un mundo globalizado (políticas de protección social, pensiones, infraestructuras, educación, energía, ocupación, investigación, innovación, competencia empresarial, transportes, protección ciudadanos, fiscalidad, lucha contra la corrupción, etc.). No creemos ni estamos diciendo que los dirigentes políticos de una Cataluña independiente serían más capaces que los que ahora toman decisiones en España. Lo que sí creemos es que los catalanes tenemos preferencias e intereses específicos que son diferentes de los españoles y, en este sentido, cualquier política uniformadora en todo el estado es menos beneficiosa para los ciudadanos de Cataluña que una política diseñada desde Cataluña y teniendo en cuenta los intereses y las preferencias de los catalanes. Un ejemplo de esto es la ley de pobreza energética catalana que prohibía a las empresas de energía cortar el suministro de luz y gas durante los meses de invierno a los hogares con menos recursos, una ley que el Tribunal Constitucional español suspendió porque no se podía permitir que los pobres de unos territorios (como Cataluña) estuvieran protegidos y los otros territorios (España), no. Otros ejemplos los encontramos en la política lingüista en las escuelas (ley Wert) o a las inversiones en infraestructuras, que tienden a hacerse radialmente y no con criterios económicos que beneficiarían a los catalanes.

10 / La independencia constituiría, además, una oportunidad de acabar con estructuras institucionales y económicas ineficientes y para establecer reglas de juego nuevas que permitirían hacer de Cataluña un país atractivo para la creación de riqueza y su goce.

11 / En este contexto de mayor soberanía política y económica, es indudable también que el gobierno de Cataluña podría hacer frente a las obligaciones propias de un estado de bienestar avanzado – especialmente el sistema de pensiones. Cómo es muy sabido, el sistema de pensiones actual se alimenta directamente de las cotizaciones de los trabajadores. Tanto por el perfil demográfico como por el mercado de trabajo catalán, estas cotizaciones (y por lo tanto el pago de pensiones) serían más seguras en Cataluña que en el conjunto del estado español. Esto es el que demostramos en nuestro trabajo “La Independencia y Pensiones: La Mentira Más Innoble”.

Costes de transición

12 / Es normal preguntarse si los costes de la transición a un Estado propio podrían ser más altos que los beneficios que se disfrutarían una vez hubiera sido plenamente reconocido y operara como cualquiera otro país normal en el marco de la UE y dentro del área del euro, y generar un balance limpio negativo. En este sentido creemos adecuados las siguientes consideraciones:

a) Si hay voluntad política, no hay ninguna razón objetiva que impida la continuidad de facto de las relaciones económicas y financieras con el resto de Europa, en todos los ámbitos. Esta continuidad es en el interés económico de todas las partes implicadas y su coste sería mínimo.

b) Cualquier impedimento significativo a esta continuidad sería por lo tanto el resultado de una decisión política deliberada, y podría representar costes económicos significativos para todas las partes. La única motivación sería la de castigar los catalanes para querer cambiar, de forma democrática y pacífica, su marco político. No hay que decir que el Estado español seria el más perjudicado, puesto que difícilmente se podría producir una negociación de buena fe sobre el reparto de la deuda del Estado español en un contexto de intransigencia y hostilidad política.

13 / Hechos estas consideraciones generales, hay que considerar tres ámbitos fundamentales: los flujos comerciales con España, el mantenimiento del euro, y la pertenencia a la Unión Europea.

14 / Cataluña vende al resto de España un 19% de aquello que produce. Un proceso de independencia podría reducir el comercio entre Cataluña y el resto de España a corto plazo debido a un boicot deliberado de los productos catalanes. ¿Qué efectos tendría esto por la economía de Cataluña? A la hora de calcular los efectos comerciales de la independencia a menudo se olvidan cuatro factores fundamentales. Primero, hay que imaginar que habría una mayor propensión al boicot por los bienes de consumo que por los bienes de capital o intermedios y los datos de exportaciones catalanas muestran que sólo un tercio (1/3) de las exportaciones catalanas están asociadas con bienes de consumo. Segundo, se hace difícil pensar que los consumidores y empresas españolas hicieran boicot a las empresas multinacionales localizadas en Cataluña (que aportan un 40% de la facturación manufacturera catalana) porque sería difícil distinguir si los productos de estas empresas provienen de Cataluña u otros lugares y porque los mismos españoles no querrían perjudicar las empresas de sus socios europeos. Tercero, un boicot de productos catalanes tendría consecuencias gravísimas para la economía española y por lo tanto, llegado el momento, sería muy costoso para el resto de España llevarlo a cabo. Cuarto, los bienes catalanes que no se pudieran vender al resto de España no se lanzarán a la basura, sino que se redirigirían (ciertamente a precios reducidos o con costes más elevados) a mercados alternativos. En base a estos factores, en nuestro comunicado “Dos más dos son mil. Los efectos comerciales de la independencia” calculamos que los efectos comerciales de la independencia difícilmente superarían el 1% del PIB catalán.

15 / Ningún artículo de los Tratados europeos determina la expulsión de la UE en caso de constitución de un nuevo estado por parte de un territorio que ya forma parte de la UE. De hecho, hay que recordar que los propios Tratados, a su artículo 50, exigen un proceso de negociación y el consenso de las partes implicadas para permitir a un estado miembro de la UE salir de la Unión, con el objetivo de minimizar los costes de esta separación para las partes. Por lo tanto, la decisión sobre el tratamiento en Cataluña será política. Las decisiones políticas de la UE se han caracterizado por su pragmatismo, es decir, por intentar garantizar lo mejor posible la continuidad de los derechos y obligaciones de los ciudadanos europeos y preservar dentro de lo posible la estabilidad económica y financiera. Durante la crisis reciente, incluso se han llegado a violar algunos de las normas básicas de los Tratados europeos, como el principio de “no rescate” y el de “no monetización de la deuda,” con objeto de evitar el colapso financiero de algunos países miembros, que habría tenido consecuencias graves al resto de Europa. La resolución del reciente episodio griego, después de las amenazas de expulsión del euro si lo “no” triunfaba al referéndum, es otro buen ejemplo.

16 / En el caso de Cataluña, la UE podría garantizar la continuidad de los derechos y obligaciones económicas de los ciudadanos catalanes y de aquellos con quienes se relacionan económicamente (y, específicamente, la libre circulación de mercancías, personas y capitales) sin tener que vulnerar ningún Tratado.

17 / Lo mismo podemos decir del euro, que podría continuar siendo utilizado en Cataluña, garantizando la continuidad del actual régimen de supervisión y acceso a la liquidez del sistema bancario, mediante un acuerdo monetario como el que tienen Mónaco y otros microestados, pero adaptado a las circunstancias específicas del caso catalán, que incluyen el hecho que ha adoptado el euro desde sus inicios y del deseo de formar parte eventualmente del Eurosistema como miembro de pleno derecho (y, como tal, de participar a sus instituciones). Este acuerdo tendría que garantizar plenamente la estabilidad financiera, en el interés de todas las partes, incluida la española, teniendo en cuenta que Cataluña representa una parte muy importante del mercado de varias entidades financieras sistémicas, así como de la acumulación de grandes cantidades de deuda pública del Estado español por parte de estas entidades durante estos últimos años. De hecho sería suficiente, desde un punto de vista formal, continuar tratando Cataluña como parte del Estado español durante el periodo de transición y formalizar el reconocimiento del nuevo estado y su adhesión de forma simultánea. Alternativamente, Cataluña podría quedar “formalmente” fuera de la UE transitoriamente, pero estableciendo un acuerdo que garantizara la continuidad de las relaciones económicas, financieras y monetarias durante la transición.

No hay ninguna norma ni principio legal a los Tratados europeos que impidan esta vía, que claramente sería la que protegería mejor los intereses de todas las partes implicadas, incluidos los de las empresas y bancos españoles, así como las numerosas multinacionales (muchas europeas) con intereses significativos en Cataluña.

18 / Cualquier coste eventual de la transición al Estado propio seria, por definición, temporal. Los beneficios mencionados más arriba serían, en cambio, permanentes. Por lo tanto, el balance limpio de la independencia de Cataluña en el terreno económico es función, en último término, del peso que nosotros, los que tenemos que decidir ahora, damos a nuestro futuro y el de nuestros hijos. Si este peso es significativo, pensamos que la independencia de Cataluña será buena por nuestro país, también en el ámbito económico.


Los miembros del Colectivo Wilson analizamos y contrastamos trabajos, estudios y afirmaciones presentadas a diferentes medios y a difundir nuestra opinión en nuestra página web (www.wilson.cat) y a nuestra cuenta de Twitter (@col_wilson).

El Colectivo Wilson no acepta ayudas, subvenciones ni patrocinios de ninguna institución, pública o privada.

Pol Antràs, Doctor por el MIT y Catedrático de Harvard University
Carles Boix, Doctor por Harvard University y Catedrático de Princeton University
Jordi Galí, Doctor por el MIT y Director del Centro de Investigación en Economía Internacional
Gerard Padrón y Miquel, Doctor por el MIT y Catedrático de la London School of Economics
Xavier Sala y Martin, Doctor por Harvard University y Catedrático de Columbia University
Jaume Ventura, Doctor por Harvard University e Investigador Sénior al Centro de Investigación en Economía Internacional

@JmRLluch

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s