Archivo mensual: noviembre 2015

SHALY

En Facebook, página de SHALY (novela)

Título original: SHALY
Primera edición: Octubre 2015
© 2015, Jm REAL LLUCH
© 2015, megustaescribir
ISBN: Tapa Blanda 978-8-4911-2131-2
Libro Electrónico 978-8-4911-2132-9

 

Del autor

Mi agradecimiento a las opiniones vertidas por unos pocos amigos —
masculinos y femeninos: sigamos las reglas gramaticales de la Real
Academia Española, aunque uno sea un simple aficionado— que han
tenido la paciencia de leerse los sucesivos borradores de este relato.
De todos he extraído alguna mejora y todos en general han coincidido
en la crítica de considerarlo excesivamente largo. Lamentablemente,
tras mucho esfuerzo, el ahorro en páginas ha sido insignificante.

Ésta es una novela de ficción basada en aconteceres históricos,
algunos tan lejanos que se remontan a los principios del segundo
milenio (monasterios cistercienses, condados carolingios y Reino de
León) y otros tan próximos como pueden serlo el asedio a Sarajevo
durante el primer quinquenio de los años noventa o el llamado
‘proceso catalán’ de plena actualidad. Está claro que no se trata de
la biografía de nadie en particular. Como me ha sido apuntado, puede
que sean en realidad dos las crónicas: la de Marçal Tafarell —médico
traumatólogo— y la de su nieta Anthía Tafarell —concertista de
piano—, huérfana a muy temprana edad. Pero el nexo de unión entre
ambas es precisamente Shaly y el interés que provoca en la nieta
descubrir su presencia y la estrecha relación afectiva con su abuelo.
Sin Shaly no hubieran existido ni la primera ni la segunda. No habría
novela.

La descripción de escenarios dispares son pinceladas de color
que ayudan a conformar los diversos personajes: las corrientes
migratorias entre Castilla y Cataluña, los efectos de la Guerra Civil
y posterior Dictadura, los matrimonios de conveniencia de parte
de la burguesía catalana, los riesgos de ejercitar la medicina en
algunos países africanos tras su independencia, el contacto, amistad
y colaboración con representantes sujetos a disciplina soviética, las
sinrazones y sufrimientos de guerras étnicas en países sin petróleo
que repartir, el colorido de las fiestas nicaragüenses de Altagracia
y Ometepe, la nostalgia por los pasos andados, la pasión por la
música en general y particularmente por la clásica y el jazz. De la
placidez del paisaje pirenaico —Andorra y la comarca del Urgellet
(Lleida) — se llega al dinamismo de las grandes ciudades y centros
hospitalarios de New Hampshire (USA), sufriendo la crueldad sin par
de los conflictos humanos o los desastres provocados por huracanes
tropicales, deteniéndose en los Alpes suizos para contemplar sus
soberbios cuatromiles* o disfrutando de un breve paseo por Avignon
(Francia) mientras se escucha su famosa canción infantil.

Todo eso —y la propia impericia de quien escribe— ha dificultado
reducir la narración a extensión más estándar y con seguridad más
comercial. Por contra he evitado extenderme en profundizar en la
saga de los Tafarell, desarrollar la de los Bennaser —los judíos
sefardíes que huyeron de la Alemania pre-nazi y se establecieron en
Suiza—, cavilar sobre los hechos e ideas del ingeniero y economista
medioambiental catalán —quien anhela la independencia de
Cataluña— o investigar los antecedentes del enigmático español —
de formación alemana y ascendencia bosníaca, el tal Marko— que
en su día ‘trabajó’ infiltrado en la República Democrática Alemana
hasta la caída del muro. Puede que algún día vean la luz.

A pie de página (numeración latina) se encuentran aclaraciones
al texto y los enlaces o links para la audición de las diferentes piezas
musicales (clásica, jazz y otros) que lo iluminan, las cuales podrán
encontrarse buscando Anthía Tafarell en YouTube —también Shaly
JmRealLluch— o bien solicitándolas a atafarell93@gmail.com. Al
final de la novela (numeración romana) las notas de divulgación, citas
literarias y justificación de datos y afirmaciones destinadas a aquellos
que quieran curiosear, conocer o verificar el contenido. Asimismo se
ha añadido un listado de personajes (principales y secundarios) que
ayuda a la comprensión de la obra, además de otro referido a siglas
y acrónimos que permite conocer el significado de los mismos. Se
advierte que un asterisco (*) significa que el término así identificado
no consta en el Diccionario de la Real Academia Española (Drae) y
dos (**) que dicho término no consta en el Drae, pero si es admitido
en el Diccionario de Uso del Español (Due) de Maria Moliner. Confío
en que podrán serle excusados a este profano tales atrevimientos
literarios.

La trama es compleja. La narración avanza y retrocede en el
tiempo —de ahí el titular cada capítulo con el año en que sucede— y
es preciso prestarle atención. No es lectura de corrido, como ya me
advirtió más de uno de los leyentes** previos, y en algún caso hay
que releer o retroceder para comprender y seguir el argumento. Pero
no se da puntada sin hilo: todas las piezas acaban encajando como
sorprendentemente ocurre en la vida real con el complejo puzle
que entraña cualquier existencia, especialmente de contemplarse
transcurridos años de su eclipse total.

Por remate: el estilo es el que es y de él solamente soy yo el
responsable. Quizás se llegue en ocasiones a tener la sensación de
estar ante una mera exposición de hechos sin o poco valor literario.
De seguro —no ‘de bien seguro’, traducción del catalán ‘de ben
segur’, que fue mi intención primera al redactar este introito—
de seguro, repito, podrían mejorarse conectores y otros muchos
aspectos del lenguaje y la expresión; pulir el estilo, que se dice y
me han propuesto. Un corrector cortaría, lijaría y bruñiría el escrito,
mejorándolo sin duda alguna. Pero… sería otra Shaly.

@JmRLluch

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized